Las cuotas de los autónomos subirán de nuevo en noviembre entre 3 y 12 euros

La cuota de los autónomos volverá a subir entre tres y doce euros en noviembre para ir saldando la deuda que tiene todo el colectivo por la subida de los tipos de cotización no aplicada en enero y que estaba prevista para este año.

Los autónomos que estén en la base mínima pagarán a finales de este mes de noviembre, 289 euros de cuota, seis euros más de lo que pagaban hasta octubre. La Seguridad Social anunció el mes pasado que iba a empezar a aplicar en la cuota la subida de los tipos de cotización pactada en 2018 y que debería haberse aplicado desde enero pero que no se ha hecho efectiva hasta el mes pasado. En septiembre ya subió entre 2,8 (base mínima) y 12,2 euros (base máxima), y ahora volverá a incrementarse en igual cuantía por lo que la subida en noviembre, respecto a octubre, será de entre 6 y 24 euros.  

Así, los trabajadores por cuenta propia ya tuvieron que pagar en octubre entre 2,8 y 12,2 euros más de cuota, según la base por la que coticen, correspondientes al incremento de un 0,3% de los tipos de cotización por contingencias profesionales y cese de actividad. Esta subida venía reflejada en el Real Decreto Ley 28/ 2018 que preveía subidas en el tipo de cotización por cese de actividad -por el que cotizan todos los autónomos desde 2019- del 0,7% al 0,8% y por contingencias profesionales, pasando de un 0,9% a un 1,1% . 

De hecho, la propia Administración informó a través de sus redes sociales que, a partir de octubre, ya se incluiría la subida de los tipos, que venía prevista en el Real decreto de 2018. 

Sin embargo, como la subida de los tipos se tenía que haber producido el pasado mes de enero y no se hizo hasta octubre, la Seguridad Social aún debe cobrarle a los autónomos los nueve meses de incremento pendientes, es decir, desde enero hasta septiembre. Y, según confirmaron fuentes de la Tesorería a este diario, este mes de noviembre ya se empezará a liquidar parte de esa deuda pendiente.

En noviembre se sumará la subida equivalente a un mes de deuda

La Seguridad Social tenía dos caminos. O subir de golpe la deuda acumulada durante los nueve meses en que no se les aplicó a los autónomos la subida de los tipos pactada en 2018 ( entre 25,2 y 108 euros según la base de cotización)  o hacerlo poco a poco. Se desconoce aún cuál va a ser el criterio de la Seguridad Social pero si se sabe que en noviembre se aplicará el equivalente a un mes d3 deuda del total de los nueve que están pendientes.

Así, a finales de noviembre, no sólo se aplicarán las subidas de los tipos cotización que ya estaban previstas desde 2018, sino que también “se procederá a emitir una liquidación complementaria, sin recargo, por las cuotas correspondientes al mes de septiembre”, confirmaron fuentes de la Seguridad Social a este diario.

Esto significa que los autónomos tendrán que pagar entre 5,6 y 24,4 euros más de lo que pagaban hasta octubre de 2020. O, dicho de otro modo, a finales de noviembre, los autónomos que coticen por la base mínima pagarán 289 euros, en vez de los 283 que abonaban hasta octubre. Y los que cotizan por la máxima pagarán 1233,2  euros, en vez de los 1.221,03 que pagaban.  

Se desconoce cómo se cobrarán los ocho meses restantes

Según confirmaron las mismas fuentes de la Seguridad Social, esta subida se hará para empezar a liquidar la deuda de los nueve meses pendientes que tienen todos los autónomos, de forma progresiva y no de golpe. 

Sin embargo, para el resto de los ochos meses que aún quedarán pendientes, es decir, “para el cargo en cuenta de las cuotas de enero a agosto de 2020 hay que proceder a programar unas modificaciones en las aplicaciones de emisión de liquidaciones complementarias, y todavía desconocemos la fecha exacta de emisión de las mismas”, aseguraron desde la Administración de la Seguridad Social. 

Todavía quedarán entre 22,4 y 97,6 euros pendientes de cobrar

Aunque las mismas fuentes de la Seguridad Social confirmaron que todavía no se sabe ni cómo ni cuándo se cobrarán estas deudas pendientes, parece probable que se utilice el mismo método previsto para este mes de noviembre y que se reparta la deuda en los próximos meses. 

En todo caso, los trabajadores por cuenta propia deben contar con estas subidas atrasadas de los tipos. Si, por ejemplo, el autónomo cotiza por la base mínima, es decir, 944,40 euros al mes, el incremento mensual de los tipos en un 0,3% subirá su cuota mensual en 2,8 euros cada mes. Sin embargo, si esos 2,8 euros al mes se multiplican por los ocho meses que quedarían pendientes por pagar desde enero hasta agosto, daría como resultado una deuda acumulada de 22, 4 euros

Deuda que sería, lógicamente, mayor cuánto mayor sea la base por la que cotiza el autónomo. Así, si un trabajador por cuenta propia está por la base máxima, que es de 4.070,10 euros, el aumento será de 12,24 euros mensuales, que se traducen en una deuda de 97,6 euros (de los 108 que debía abonar) por los ocho meses pendientes.

Los tipos de los autónomos volverán a subir en 2021 

Y no sólo eso. Hay que tener en cuenta que el mismo Real Decreto 28/ 2018 que preveía la aplicación de una subida de los tipos para este año 2020, también prevé otro incremento para el próximo año 2021.  De este modo, se empezará a aplicar posiblemente en enero una subida de los tipos de cotización de un 0,1% más por cese de actividad- que pasará del 0,8% actual al 0,9%- y de un 0,3% por contingencias profesionales -pasando del 1,1% actual al 1,3%-. 

Es decir, se aplicará un incremento total de un 0,3% más desde enero de 2021, que volverá a aumentar el importe de la cuota de los autónomos. Esto significa que, en vez de los 286,3 euros que deberían pagar ahora mismo los autónomos, pasarán a pagar de normal 289 euros de cuota mínima. Y, en el caso de que coticen por la máxima, pasarán de pagar 1221,03 a 1233,2 euros. 

ATA pide parar el proceso y no cobrar la deuda pendiente

A raíz de la carta que envió la Tesorería informando del incremento -retroactivo- de los tipos de cotización, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) denunció la intención de cobrar todos los meses pendientes a los autónomos. De hecho, lo calificó como “un sablazo injustificable”, por la difícil situación que está viviendo el colectivo. 

Por ello, Lorenzo Amor pidió que se paralice el procedimiento y no se liquide la deuda de los nueve meses anteriores “Aún están a tiempo de pararlo y no cobrar esos -como mínimo- 25 euros, con la que está cayendo”. 

Gentileza de Autónomos y Emprendedores

Se proponen medidas contra el fraude fiscal

GESTHA y UPTA proponen medidas contra el fraude fiscal en el inicio de la tramitación parlamentaria de los PGE

Presentan medidas para facilitar que autónomos y pymes cumplan voluntariamente con las declaraciones tributarias, mediante cartas de aviso de las discrepancias. 

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) estudiarán nuevas fórmulas frente a la rigidez de la tributación de la estimación objetiva por signos, índices y módulos (régimen de módulos) en un entorno económico cambiante y de gran incertidumbre como el actual, para adaptarlo a otro que tenga en cuenta sus ingresos y gastos reales.

En el régimen de módulos hoy en día tributan 389.000 actividades empresariales y otras 898.000 de agricultores y ganaderos. En cambio, el 59,2% de las actividades económicas ya lo hace en el régimen de estimación directa, por lo que ambas organizaciones proponen adaptar de forma paulatina el régimen de módulos dada la dificultad actual de prever la evolución de un negocio en los próximos años.

GESTHA y UPTA creen que el cambio previsto en la cotización a la Seguridad Social de los autónomos, según los rendimientos obtenidos, beneficiaría a todos los autónomos en general, bien porque pagarían menos cuotas si tienen bajos ingresos o pérdidas, bien porque mejorarían las prestaciones por cese temporal de su actividad y de su pensión futura.

En concreto, señalan que con el nuevo método de cotización, mientras dure esta crisis los autónomos en pérdidas no se habrían visto obligados a cotizar a la Seguridad Social.

Desplazar la lupa de la investigación tributaria

De forma paralela, GESTHA y UPTA piden al Gobierno que refuerce la lucha contra la evasión y el fraude fiscal más sofisticado y abultado de las multinacionales, grupos empresariales y grandes fortunas.

En la actualidad, remarcan que más del 80% de la plantilla de la AEAT está centrada en la investigación de personas particulares, autónomos y pequeñas empresas, que en conjunto representan el 28% del fraude fiscal del país.

Así, pedirán en la tramitación parlamentaria del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021 que se cree un Cuerpo superior técnico para aumentar las funciones y responsabilidades de los técnicos del Ministerio de Hacienda, el 83,4% de los funcionarios del grupo A en puestos operativos de la AEAT y el 90,2% en la Intervención General del Estado.

Igualmente, ambas organizaciones respaldan que se realice una estimación oficial de la economía sumergida en España y que se diseñe una planificación para aumentar a medio plazo la plantilla de la AEAT entre 15.000 y 17.500 nuevos efectivos y equipararnos a las Administraciones tributarias de los países europeos.

El objetivo, al fin y al cabo, sería fomentar el cumplimento voluntario de los autónomos y pequeñas empresas, generalizando el envío de cartas para que sus asesores justifiquen las discrepancias detectadas, y que presenten voluntariamente las declaraciones complementarias en caso de constatar un error o una omisión. De esta forma, se dedicarían buena parte de los efectivos para la investigación de la evasión y de los delitos fiscales.

Medidas fiscales en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado 2021

Medidas fiscales en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado 2021

El Consejo de Ministros ha aprobado el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2021 que remitirá a las Cortes Generales.

El impacto fiscal en los presupuestos de 2021 proviene de modificaciones que se recogen en el Proyecto de Presupuestos y de nuevas figuras tributarias que se tramitan en otras leyes. Siguiendo las recomendaciones realizadas recientemente por el FMI o la OCDE, se realizan ajustes para para que las rentas más altas y las multinacionales aumenten su contribución.

IRPF

Se incrementa en 2 puntos la base imponible general para rentas que excedan los 300.000€ y en 3 puntos la base del ahorro para rentas que excedan los 200.000€.

El incremento de 2 puntos solo afecta al 0,07% de los contribuyentes y el incremento en 3 puntos de las rentas del capital a partir de los 200.000 euros, al 0,08% de los declarantes. Ambas medidas afectan a unos 36.000 contribuyentes.

Minoración del límite de las reducciones por las aportaciones a planes de pensiones del IRPF.

Se revisa el límite de las reducciones de la aportación a los planes de pensiones. En concreto, se reduce de 8.000 a 2.000 euros el importe de aportaciones máximas del partícipe a planes individuales o de empleo. No obstante, el límite conjunto de reducción (aportaciones del partícipe y de la empresa) se amplía de 8.000 euros a 10.000 euros.

Esta medida sigue las recomendaciones de la AIREF. Según la autoridad fiscal la mayor parte de propietarios de planes de pensiones realizan aportaciones muy inferiores a los 8.000 euros actuales de límite de reducción. De hecho, el 58% hace aportaciones inferiores a 1.000 euros.

Módulos

Se prorrogan para 2021 los límites en estimación objetiva (módulos) del IRPF e IVA.

Impuesto sobre Sociedades

Limitación al 95% de la exención de dividendos y plusvalías exceptuando por un periodo de 3 años a entidades con cifra negocios inferior a 40 millones del Impuesto de Sociedades.

Se reduce la exención del 100% al 95% por las plusvalías y dividendos generados por filiales en el exterior. Las compañías con un volumen de negocio inferior a 40 millones podrán seguir aplicando la exención del 100% por dividendos durante los próximos tres años.

La medida, que ya se aplica en otros países de la UE como Francia, Italia o Alemania, pretende acercar el tipo efectivo del impuesto al tipo nominal, sobre todo de las grandes empresas. De hecho, podría afectar a 1.739 sociedades, de las más de millón y medio de declarantes del Impuesto de Sociedades.

Subida del IVA bebidas azucaradas y edulcoradas

Se incrementa el gravamen del 10% al 21% a las bebidas azucaradas y edulcoradas.

El incremento del gravamen solo afecta a la venta de estos productos en supermercados, pero la consumición en bares y restaurantes seguirá tributando al 10% para no perjudicar a la restauración en un momento tan delicado como el actual.

Impuesto sobre Primas de Seguros

También se revisa el Impuesto sobre Primas de Seguros, cuyo tipo impositivo no ha variado desde 1998. El gravamen se incrementa del 6% al 8%, pero sigue siendo un tipo inferior al existente en Alemania (19%), Reino Unido (12,5%) o Italia (entre el 12,5% y el 21,25%).

Reducción de la bonificación fiscal del diésel

El tipo estatal general del gasóleo pasará a ser de 34,5 céntimos por litro, frente a los 30,7 actuales (sigue siendo inferior a los 40,07 céntimos por litro de la gasolina). Así, se reduce la bonificación hasta 38 euros por cada mil litros.

En la práctica supondrá 3,45 euros más al mes para los consumidores que tengan un perfil medio y que hagan 15.000 km al año.

En cualquier caso, se mantiene sin cambios la tributación sobre el gasóleo de uso profesional y el gasóleo bonificado.

Medidas fiscales al margen de los PGE

Fiscalidad medioambiental

El impuesto sobre los envases de plástico no reutilizables. Esta figura ya fue sometida a consulta pública y tiene como objetivo reducir el número de unidades de estos productos que son puestas en el mercado para reducir así su consumo, de forma que se prevenga la generación de residuos plásticos.

Esta medida debe servir también para impulsar nuevos modelos de negocio y alentar una producción y consumo más sostenibles, priorizando los productos reutilizables.

Otras medidas sociales incluidas en los Presupuestos

Revalorización de las pensiones

Revalorización de las pensiones un 0,9% en 2021, en línea con la previsión de IPC real, que permitirá a 9,76 millones de pensionistas no perder poder adquisitivo.

Asimismo, en 2021 las pensiones no contributivas se elevarán un 1,8%, el doble que la previsión de IPC.

Revalorización del 0,9% del sueldo de los empleados públicos en 2021.

Financiación para Sanidad

El gasto y la inversión en Sanidad se incrementa en 3.149 millones, un 75,3% más, incluyendo los fondos comunitarios.

En lo que respecta únicamente al Ministerio de Sanidad, su dotación aumenta en un 40%. Si se suma la ayuda europea, el incremento alcanza un 947% hasta llegar a 3.421 millones.

El Ministerio de Sanidad destinará 2.436 millones del Fondo React EU a la compra de vacunas y reforzar la atención primaria.

2.000 millones en becas y la mayor subida del IPREM

Incremento de la dotación en educación del 70,2%, lo que suponen 2.017 millones más. Si se excluyen los fondos europeos, el incremento sería del 7,5%.

Mayores recursos para becas, con un aumento de 514 millones hasta alcanzar la cifra récord de 2.090 millones. También se incluyen recursos para ampliar progresivamente la educación infantil de 0 a 3 años en colaboración con las comunidades autónomas.

Plan de Modernización de la FP para facilitar la incorporación al mercado laboral. Tendrá una dotación de 1.500 millones en cuatro años.

La partida para el desempleo se incrementa en 4.191 millones de euros, un 20,1% más.

El IPREM se incrementará en 2021 un 5%.

Se destinan más de 2.250 millones para políticas que promueven el alquiler asequible, la construcción y rehabilitación de viviendas, un 25% más.

Fuente: Consejo de Ministros

Deducir dietas no es tan fácil. Criterios que está vigilando Hacienda con lupa

Los trabajadores autónomos pueden deducirse dietas. Aunque, dependiendo de cómo procedan estos autónomos, pueden encontrarse con trabajas por parte de Hacienda, que exija justificar en profundidad el intento de decucción.

Los autónomos tienen derecho a deducir dietas. Sin embargo, en función de cómo procedamos, podemos despertar el interés de Hacienda, con el consiguiente requerimiento para justificación de dichos gastos, siempre en base a sus criterios.

Por ejemplo, se puede dar el caso de que aunque tu labor se desarrolle en ciertas circunstancias que vamos a describir, el gasto en dietas no sea válido para la Agencia Tributaria. Básicamente, son dos los aspectos que generan más dudas entre autónomos. La distancia de desplazamiento y el día en que se realiza el gasto.

Si atendemos a la norma, es obligatorio que dicho desplazamiento sea a otra localidad, para imputarlo como tal.

Del mismo modo, vas a necesitar justificar perfectamente la necesidad de ciertos desplazamientos y gastos si trabajas en festivos. Estos días no están permitidos.

Fuera de la localidad

La normativa establece que los autónomos pueden deducirse 26,67 euros al día en gastos de desplazamiento y dietas en el impuesto sobre la renta. En el caso de que el autónomo esté en el extranjero, la deducción de dicho importe puede llegar a los 48 euros diarios.

Pero, para hacerlo sin despertar el interés de Hacienda, los gastos deben realizarse según una serie de circunstancias concretas:

– Pago de forma telemática (tarjeta bancaria, transferencia, Buzum, etc.

– El gasto debe producirse en restaurantes y hoteles.

– Hay quqe tener y contabilizar la factura referente al gasto.

– Para que el gasto sea deducible, el autónomo debe desplazarse fuera de la localidad donde desarrolle la actividad.

Hacienda vigila especialmente este tipo de cuestiones. Se recuerda que la “Agencia Tributaria ya ha expresado la especial vigilancia que pondrá para controlar estos gastos, en concreto cuando las comidas de produzcan en la misma localidad de residencia del autónomo”.

Días festivos

Del mismo modo, existe un requisito añadido. Si eres un autónomo que ha tenido que desplazarse en festivo por causas laborales, es posible que te encuentres con la imposibilidad de deducir tu gasto. Esto se debe a que la norma marca como requisito que el gasto no puede tener lugar en días festivos. Para cumplir a rajatabla con la normativa (en caso de que tu intención sea deducir gastos por dietas por esta vía) deberías volver a casa durante el fin de semana, aunque tu trabajo dure varios días. Para poder volver a desplazarte en un día laborable. Siempre, insistimos, si seguimos el criterio expuesto en dicha redacción legal.

Subida Seguridad Social de Trabajadores Autónomos

ACTUALIZACIÓN DE LOS TIPOS DE COTIZACIÓN APLICABLES POR CONTINGENCIAS PROFESIONALES Y POR CESE DE ACTIVIDAD DE LOS TRABAJADORES AUTÓNOMOS INCLUIDOS EN EL RÉGIMEN ESPECIAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL DE LOS TRABAJADORES POR CUENTA PROPIA O AUTÓNOMOS Y EN EL RÉGIMEN ESPECIAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL DE LOS TRABAJADORES DEL MAR

La disposición transitoria segunda del Real Decreto-ley 28/2018, de 28 de diciembre, para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo, previó un aumento progresivo de los tipos de cotización aplicables por contingencias profesionales y por cese de actividad de los trabajadores autónomos incluidos en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.

En concreto, durante el año 2020:

Y  Para la cotización por contingencias profesionales, el tipo de cotización será el 1,1 por ciento.

Y  Para el cese de actividad, el tipo de cotización será el 0,8 por ciento.

Esto quiere decir, que para aquellos trabajadores autónomos que paguen el mínimo, la cuota mensual quedará en 286,15 euros y los administradores de sociedades que paguen el mínimo, pagarán 367,80 euros al mes.

Los trabajadores autónomos que pagan por tarifa plana y están en el primer año, seguirán pagando la misma cuota de 60 euros y los que estén en el segundo año, tendrán una pequeña subida aún sin especificar.

De conformidad con lo anterior, la Tesorería General ha procedido a la actualización de los tipos de cotización que se han venido aplicando hasta el periodo de liquidación de septiembre de 2020, y que correspondían a los previstos para el año 2019. Como consecuencia de la citada actualización, las cuotas correspondientes al periodo de octubre de 2020 y posteriores se calcularán ya con los nuevos tipos.

Respecto de la regularización que proceda hacer de las cuotas correspondientes a los meses de enero a septiembre, señalar que la misma se abordará en las próximas semanas y en su momento se informará del periodo de recaudación en el que se procederá al cargo en cuenta de las complementarias correspondientes.

Cambios importantes en la política de cookies a implantar en las páginas web

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha actualizado su “Guía de cookies” para adaptarla a las Directrices sobre consentimiento, que fueron modificadas en mayo de este año por el Comité Europeo de Protección de Datos (CEPD), otorgando un mayor poder de control a los usuarios sobre las cookies dispuestas en las páginas web.

Fecha límite de implantación

Los nuevos criterios deberán implementarse antes del 31 de octubre de este año 2020, por lo que, para facilitarles la tarea, ponemos a su disposición de forma gratuita un completo modelo de Política de Cookies que podrán utilizar o remitir a sus gestores web para que revisen, completen e implementen lo antes posible estas novedades.

Principales cambios en la Política de Cookies

Los principales cambios establecidos son:

  • Respecto al modo de prestar el consentimiento inequívoco, se considera que la opción de “seguir navegando” o fórmulas similares no constituyen una forma válida de consentimiento, por lo que será necesario una clara acción afirmativa por parte del usuario consintiendo la utilización de todas o parte de las cookies, por ejemplo, clicando un botón “aceptar” o similar. De este modo, no se podrá activar ningún tipo de cookie sin que se haya aceptado expresamente por el usuario.
  • Por otra parte, no se podrán usar los denominados “muros de cookies”, es decir, no se podrá limitar el acceso a determinados servicios o contenidos sólo a los usuarios que acepten el uso de cookies, salvo que se informe adecuadamente al usuario respecto a ello y se le ofrezca una alternativa (genuinamente equivalente) de acceso al servicio sin necesidad de aceptar el uso de cookies.
  • Igualmente, el usuario deberá poder optar de modo sencillo entre aceptar o no las cookies de forma granular, de modo que, el usuario pueda aceptar, por ejemplo, cookies agrupadas como mínimo por su finalidad (por ejemplo, el usuario podría elegir aceptar las cookies analíticas y no aceptar las publicitarias). De cualquier modo, debe evitarse la selección cookie a cookie (grado máximo de granularidad) porque dificultaría la toma de decisiones.

Recordemos que las cookies técnicas (aquellas que se usan para permitir que la web funcione adecuadamente) estarán exceptuadas de la necesidad de consentimiento, siempre y cuando se utilicen únicamente para permitir la navegación a través de la página y el uso de las diferentes opciones o servicios que en ella existan (por ejemplo, las cookies para controlar el tráfico y la comunicación de datos, realizar el proceso de compra de un pedido, para identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, gestionar el pago, compartir contenidos a través de redes sociales…).

Para facilitar la adaptación, Iberley les proporciona, sin ningún coste, el modelo de Política de Cookies para que usted lo adapte, que ha sido elaborado por el equipo de Compliance Legal de Sudespacho.net.

Descárguelo aquí: Modelo de Política de Cookies para página web

El Gobierno planea subir los impuestos 6.000 millones en 2021

Tras el profundo bache de este año, el Gobierno prevé empezar a salir pronto del túnel. Según el plan presupuestario que ha enviado este jueves a Bruselas, los ingresos públicos aumentarán en 33.447 millones en 2021, gracias al intenso rebote del PIB que se pronostica para el año que viene —aunque no suficiente para volver a la situación precrisis— y, en menor medida, a la introducción de nuevas figuras fiscales. Entre ellas, una subida del IVA hasta el 21% a las bebidas azucaradas, la introducción del impuesto al plástico, las tasas Google y Tobin y la nueva norma sobre el fraude fiscal, por un importe total de 6.847 millones de euros.

La pandemia ha obligado al Gobierno a aplazar la “profunda reforma fiscal” que planeaba poner en marcha cuando llegó a La Moncloa. Pero sí habrá ajustes fiscales el año que viene, como ya había anunciado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Estos brindarán ingresos por valor de 6.847 millones en 2021 y 2.323 millones en 2022, según recoge el plan presupuestario que el Ejecutivo remitió a Bruselas este jueves. Si a esta cifra se resta el efecto de la nueva ley contra el fraude fiscal —que se prevé aporte unos 828 millones al año—, el impacto de las nuevas figuras fiscales ronda los 6.000 millones para 2021 y de unos 8.350 millones en el conjunto de los dos años.

El año que viene entrarán en vigor tanto el nuevo impuesto sobre determinados servicios digitales, más conocido como tasa Google, como el impuesto sobre transacciones financieras o tasa TobinAmbos acaban de recibir luz verde definitiva en el Senado y empezarán a funcionar en unos tres meses. El Gobierno calcula que con ellos recaudará unos 1.800 millones en conjunto.

El plan presupuestario también recoge una subida de los impuestos verdes. Varios organismos, desde la Comisión Europea al Banco de España o la OCDE, han recomendado tocar estas figuras para financiar parte de la recuperación. En España, la presión de estos tributos sobre el PIB es inferior a la de la media de la UE (del 1,8%, frente al 2,4%).

En concreto, el plan remitido a Bruselas prevé impulsar la fiscalidad medioambiental ?sin detallar cómo? para recaudar unos 1.311 millones en 2021. En materia de impuestos verdes, el plan presupuestario también contempla la creación del gravamen sobre envases de plástico de un solo uso, que ya ha superado el trámite de información pública tras haber sido aprobado el pasado junio por el Consejo de Ministros. Las previsiones de recaudación de esta nueva figura son de 491 millones de euros para 2021.

Otro cambio fiscal que verá la luz el año que viene, según los planes del Gobierno, es el incremento del IVA de las bebidas azucaradas y edulcoradas, que pasará del 10% al 21%. La medida ya se contemplaba en el acuerdo de coalición y brindará ingresos por 340 millones en 2021 y 60 millones en 2022. El plan presupuestario también recoge, sin explicarlas, una subida de los impuestos directos, previsiblemente en el IRPF de las rentas altas y en sociedades, con un impacto de 2.548 millones en los próximos dos años, y otra en los indirectos, con 1.724 millones.

Que dentro de la subida de impuestos directos va un ascenso del IRPF para las rentas más altas se puede deducir de la afirmación de que la subida permitirá “reforzar la progresividad del sistema impositivo”. Si eso se traduce en eliminar deducciones a las aportaciones a fondos de pensiones o en tipos marginales más altos para las mayores rentas no se aclara. Además, también se apunta a cambios en el impuesto de sociedades porque el documento señala que la recaudación aumentará por la subida de los beneficios y por la “adopción de ciertas medidas”, que tampoco se explican.

En cuanto a los impuestos indirectos tampoco hay muchas pistas aún. El documento señala que la recaudación crecerá por el “efecto de las medidas tributarias, que supondrán un incremento de la recaudación del IVA y de los Impuestos Especiales”. Se podría subir la imposición sobre el diésel o excluir en el IVA a algunos productos de los tipos reducidos pasándolos al general, como el Gobierno estudia hacer con la educación privada. Lo que dice el documento es que la subida será por “razones de equidad”, pero en su listado final prevé 1.500 millones extra en “otros impuestos“, en un capítulo en principio separado del IVA.

Más gasto público

Aun así, estos cambios fiscales no serán los principales responsables del repunte en los ingresos previsto para el año que viene, estimados en 33.447 millones de euros. Esa cifra, sin embargo, se reducirá en porcentaje sobre el PIB al 40,3%, frente al 41,7% de este año por la fuerte caída de la actividad.

El Gobierno, que remitió este jueves el plan presupuestario a tiempo pero trastocando la habitual liturgia presupuestaria —que prevé que antes se aprueben las cuentas y que luego Bruselas las corrija—, estima para el año que viene un rebote del PIB del 7,2% tras el derrumbe del 11,2% pronosticado para este año. Esta cifra, que se presentó la semana pasada en la actualización del cuadro macro, podría sin embargo verse empujada hacia cotas más elevadas gracias las ayudas europeas. La incorporación de más de 25.000 millones del primer tramo del fondo de reconstrucción llevaría el alza del PIB hasta el 9,8% en 2021. Gracias a este dinero extra, el año que viene también estará marcado por una subida sin precedentes del techo de gasto, de casi un 54% hasta los 196.000 millones de euros. La deuda, por otra parte, empezará a reducirse en 2021 al alcanzar el 117,4% del PIB frente al 118,8% de 2020.

Por el lado del gasto, el Gobierno estima que el desembolso público total aumentará en 2021 en 2.419 millones, aunque bajará con respecto al PIB del 53% al 48% en 2021 gracias a la mejora de la actividad. El plan presupuestario recoge también el impacto del aumento gradual del permiso de paternidad, que sube de 12 a 16 semanas, y del ingreso mínimo vital.

Gentileza de las Asesorías

El cambio de cotización de los autónomos encara otra semana clave

El Gobierno y las principales organizaciones de autónomos de autónomosATAUPTA Uatae, se reunirán el próximo miércoles con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para hablar del nuevo sistema de cotización por ingresos reales.

La semana pasada, el ministro de Inclusión, Migraciones y Seguridad SocialJosé Luis Escrivá, informó al Congreso de que presentaría a las asociaciones de autónomos sus “primeras ideas” para el nuevo sistema, que permitirá que “la gran mayoría” cotice menos. “Los que van a tener que cotizar menos porque tienen ingresos menores supera ampliamente a los que van a cotizar más”, aseguró Escrivá, señalando además que entre aquellos que tendrán que abonar más, “muchos se han dado cuenta en la pandemia de que cotizar más es más prestación”.

Sistemas

Agencia Tributaria y Seguridad Social ya cruzan datos

Aunque no quiso ofrecer más detalles durante su intervención ante los diputados de la Comisión de Trabajo, sí aseguró que su propuesta pasa por “un sistema muy gradual”, tanto en los tramos de cotización como en el despliegue de este sistema. “Es una petición de los propios autónomos, también está entre las recomendaciones del Pacto de Toledo y ya existe un cruce de datos de la Seguridad Social con la Agencia Tributaria”, recordó Escrivá.

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) advirtió esta semana al Gobierno de que, aunque tiene “todo el sentido” adecuar progresivamente las cotizaciones a sus ingresos reales, no es el momento de hacerlo en el contexto actual ni parece “factible” desde un punto de vista operativo y práctico.

Según ATA, se traduciría en un aumento de las cotizaciones para el 70% de los autónomos. “No vamos a apoyar ningún cambio en el sistema de cotización de los autónomos que implique un aumento de las cuotas. Ni es el momento ni pueden los autónomos, que están asfixiados. Hay que bajar cuotas, no subirlas a nadie”, dijo su presidente, Lorenzo Amor.

ATA ha subrayado que aunque un sistema de cotización proporcional a los ingresos debería buscar la equidad, podría producir el efecto contrario: producir mayor desigualdad y precariedad. Para ATA, este cambio en el sistema no es “factible” porque no existen los medios ni los procesos para determinar los ingresos reales de los autónomos y aplicar la proporcionalidad en la cuota en tiempo real. Además, ha advertido de que los datos disponibles corresponderían a los rendimientos netos del ejercicio cerrado anterior, lo que no tiene por qué corresponder con el nivel de ingresos del ejercicio en curso.

De su lado, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), que está a favor del cambio, ha pedido que haya “justicia contributiva”. “Todos los autónomos deberían poder elegir libremente entre el mínimo y el máximo que se establezca en los distintos tramos, pero la regularización por exceso o por defecto debe hacerse cuando tengamos los datos de los rendimientos de trabajo una vez finalizado el año fiscal”, señalan.

Para el presidente de UPTA, Eduardo Abad, el sistema actual es “absolutamente injusto y poco solidario”. “Podemos debatir sobre los tramos, sobre como lo tendrán que hacer aquellos autónomos que tributen en estimación objetiva (módulos), o los que lo harán por estimación directa normal o simplificada. En cualquier caso, la cotización de cada uno de los trabajadores por cuenta propia deberá tener un principio fundamental: la justicia contributiva”, ha remarcado UPTA.

Seguridad Social

Más justicia y solidaridad en la cotización

Por otra parte, Uatae ha reclamado que España debe empezar por “acelerar la reforma justa y solidaria” de la cotización de los autónomos, que refuerce el Estado del Bienestar.

Uatae, dirigida por María José Landaburu, ha planteado que “sin un trabajo autónomo decente, no habrá recuperación económica justa”. Para Uatae, este modelo debe reforzar el carácter contributivo y redistributivo del sistema, “para que aporten más quienes más ganan”, mientras la inmensa mayoría pueda ver su cuota reducida o pagar lo mismo que ahora, y las prestaciones y pensiones de todos se mejoran. Por ello, emplazó al Gobierno a que su compromiso se materialice “lo antes posible”.

Gentileza de La Vanguardia

Guía con los requisitos para acceder desde octubre al nuevo cese de actividad

El Gobierno aprobó la extensión de las ayudas para autónomos a partir de octubre. Presentamos una guía con todos los requisitos para acceder a las tres prestaciones hasta el próximo 31 de enero.

Las organizaciones de autónomos alcanzaron un acuerdo el pasado martes 29 de septiembre con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para extender las ayudas por cese de actividad a partir de octubre. Un día después, el Gobierno aprobó en Consejo de Ministros extraordinario esta prórroga de las prestaciones hasta el próximo 31 de enero y centrada en tres perfiles. 

La nueva norma no sólo extendió las prestaciones para los autónomos, sino que también “las reajustó” para incluir a algunos trabajadores por cuenta propia que necesitaban las ayudas pero que, sin embargo, “podrían haber quedado en una situación menos protegida”, reconoció el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.  

De este modo, las nuevas ayudas hasta el mes de enero quedaron articuladas a través de tres prestaciones que protegerán a varios perfiles de autónomos. En primer lugar, se mantuvo la prestación que se había puesto en marcha en julio, la denominada POECATA -Prestación Ordinaria Extraordinaria por cese de actividad-. Esta prestación continúa dirigiéndose a los autónomos que sigan en el cuarto trimestre de 2020 con una caída de facturación superior al 75% respecto al trimestre anterior. También se mantendrá la misma condición que ya se impuso para centrar la ayuda en los autónomos que tienen rentas más bajas y, por tanto, que tienen unos rendimientos netos por debajo de 1,75 veces el SMI .

Por otro lado, en segundo lugar,  también se extendió hasta la misma fecha la prestación extraordinaria para autónomos de temporada. En estas ayudas se ajustaron algunas condiciones “para cubrir situaciones de este colectivo que se nos podrían haber escapado.  Por ejemplo, los periodos de cotización por los que se define al trabajador de temporada”, señaló el ministro Escrivá. 

Por último y como novedad, tal y como habían solicitado las organizaciones de autónomos, y en especial la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), se reestableció la prestación extraordinaria aunque, esta vez, centrada sólo para aquellos que vean su negocio cerrado por decreto de la Administración o que, a causa de sus cotizaciones, no puedan acceder a ninguna de las demás prestaciones por cese de actividad. Éste último sería el caso de los autónomos en Tarifa Plana. 

Dudas más frecuentes sobre las nuevas prestaciones

Precisamente ATA (www.ata.es) elaboró una guía para responder a todas las dudas que puedan surgirle a los autónomos respecto a las tres nuevas prestaciones que se han extendido desde octubre hasta el próximo 31 de enero. En esta guía se recogen todos los requisitos y condiciones necesarias para acceder a estas ayudas, así como las particularidades de cada prestación y lo que cobraría el autónomo que acceda a cada una de ellas. 

Nueva prestación extraordinaria por cese de actividad

Como novedad, el decreto prevé la puesta en marcha de una nueva prestación extraordinaria por cese de actividad, similar en sus condiciones de acceso a la que estuvo en vigor durante el estado de alarma y que cubrió a alrededor de 1,5 millones de autónomos. 

Esta vez, sin embargo, será sólo para aquellos que o bien hayan tenido que cerrar su negocio por decisión de las autoridades sanitarias, o que no hayan podido acceder a la extensión del actual cese de actividad ordinario porque sus cotizaciones no se lo permiten o porque están acogidos a la bonificación conocida como “Tarifa Plana”. 

1. Prestación extraordinaria para autónomos cuya actividad haya sido suspendida

A partir del 1 de octubre, aquellos autónomos que se vean obligados a suspender su actividad económica a consecuencia de las medidas restrictivas que adopte la autoridad competente, tendrán derecho a una prestación extraordinaria.

  • ¿Cuánto se cobra?

El importe a percibir por el autónomo ya no será del 70%, sino del 50% de la base mínima (alrededor de 472 euros). Ésta se incrementará en un 20% (hasta 661 euros) en el caso de que el autónomo tenga reconocida la condición de familia numerosa y los únicos ingresos de la unidad familiar provengan de esa actividad suspendida.

Sin embargo, en el caso de que en el domicilio del autónomo haya dos o más miembros con vínculo familiar que tengan derecho a esta prestación extraordinaria, la cuantía se reducirá a un 40%. 

  • ¿Hay que pagar cuota ?

No. En caso de acceder a esta prestación, el autónomo tendrá exoneradas las cuotas a la Seguridad Social desde el primer día del mes en el que se adopte la medida y hasta el ultimo día del mes siguiente al que se levante dicha medida.

  • ¿Qué requisitos hay que cumplir?

Para acceder a la prestación, el autónomo tiene que:

-Esta afiliado y dado de alta en el RETA desde, al menos, 30 días naturales antes de la fecha de la resolución que le obliga a cerrar el negocio.

-Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. Aún con todo, en el caso de que en la fecha de suspensión de la actividad no se cumpla este requisito, el órgano gestor invitará al pago al trabajador autónomo para que, en el plazo improrrogable de treinta días naturales, ingrese las cuotas debidas

  • ¿Hay incompatibilidades en esta prestación?

Sí. El cese de actividad extraordinario será incompatible con:

El cobro de un salario como trabajador por cuenta ajena, excepto que los ingresos (netos) que se perciban por ese trabajo sean inferiores al 1,25 veces el SMI. Es decir, los autónomos en pluriactividad que cesen en su negocio podrán seguir percibiendo un salario y cobrar la prestación, siempre y cuando no ingresen como asalariados por encima de este umbral.

– Con el desarrollo de cualquier otra actividad por cuenta propia.

– Con la percepción de rendimientos procedentes de la sociedad cuya actividad se haya visto afectada por el cierre.

– Con la percepción de una prestación de Seguridad Social salvo aquella que el beneficiario viniera percibiendo por ser compatible con el desempeño de la actividad que desarrollaba. Es decir, seguirá siendo compatible la prestación con pensiones como la de viudedad, orfandad, o con la pensión en modalidad de jubilación activa, por ejemplo.

  • ¿Cómo y cuándo se puede solicitar la prestación?

Como todas las demás modalidades de cese de actividad, el autónomo deberá solicitarla ante su mutua colaboradora con la Seguridad Social.

Además, deberá solicitar esta nueva prestación dentro de los primeros quince días siguientes a la entrada en vigor de las medidas restrictivas, para percibir la prestación desde el primer día de la entrada en vigor de las medidas -para cobrar de forma retroactiva-. En caso contrario, se empezará a cobrar a partir del día de la presentación de solicitud

2. Nueva prestación extraordinaria para autónomos en Tarifa Plana o que no se dieron de alta antes del 1 de abril

El segundo supuesto por el que se podría solicitar la nueva prestación extraordinaria sería si  el autónomo no ha podido acceder a la extensión del actual cese de actividad ordinario porque sus cotizaciones no se lo permiten o porque están acogidos a la bonificación conocida como “Tarifa Plana”. 

Por tanto, a partir del 1 de octubre aquellos trabajadores autónomos que no hayan cotizado 12 meses por la contingencia de cese de actividad y que se hayan dado de alta antes del 1 de abril de 2020, podrán acceder a una prestación extraordinaria.

  • ¿Cuánto se cobra?

Lo mismo que en el cese extraordinario para supuestos en los que se haya decretado el cierre de la actividad. El autónomo tendrá derecho a percibir el 50% de la base mínima (480 euros). 

La cuantía también se reducirá a 40% para el caso de que convivan en un mismo domicilio personas con vínculo familiar o análogas donde dos o más miembros tengan derecho a esta prestación. En este supuesto, los autónomos también estarán exentos de pagar la cuota de autónomos

  • ¿Qué requisitos hay que cumplir?

Podrán acceder a la nueva prestación extraordinaria los autónomos que, o bien estén en Tarifa Plana o bien no tengan el mínimo cotizado y que cumplan los siguientes requisitos: 

-Estar afiliados y  de alta en RETA antes del 1 de abril de 2020.

-Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. No obstante, como en el anterior supuesto, si en la fecha de la suspensión de la actividad no se cumpliera este requisito, el órgano gestor invitará al pago al trabajador autónomo para que en el plazo improrrogable de treinta días naturales ingrese las cuotas debidas

– No tener derecho a la prestación de cese de actividad que estuvo en vigor desde el pasado mes de julio y que también se ha prorrogado. Se trata de la POECATA (Prestación Ordinaria extraordinaria por cese de actividad) que, entre otras cosas,  exige un periodo mínimo de cotización, y también una caída de la facturación del 75% o más respecto al mismo trimestre del año anterior.

– No tener ingresos (rendimientos netos) procedentes de la actividad por cuenta propia durante el tercer trimestre de 2020 superiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

– Prever que se va a tener una reducción de ingresos (rendimientos netos) en el cuarto trimestre de 2020 de al menos el 50% en relación a los ingresos del primer trimestre de 2020.

  •  ¿Hay incompatibilidades con esta prestación?

Sí. Al igual que en el anterior supuesto, esta nueva prestación extraordinaria será incompatible:

-Con la percepción de una retribución por el desarrollo de un trabajo por cuenta ajena. Salvo que los ingresos (netos) que se perciban por ese trabajo sean inferiores al 1,25 del SMI.

– Con el desarrollo de otra actividad por cuenta propia.

– Con la percepción de rendimientos procedentes de la sociedad cuya actividad se haya visto afectada por el cierre.

– Con la percepción de una prestación de Seguridad Social, salvo aquella que el beneficiario viniera percibiendo por ser compatible con el desempeño de la actividad que desarrollaba.

  • ¿Cómo y hasta cuándo se puede solicitar?

Al igual que cualquier otra prestación por cese de actividad, el autónomo la tendrá que solicitar ante su mutua colaboradora con la Seguridad Social. En cuanto al periodo para hacer la solicitud, se podrá acceder, siempre que se cumpla con los requisitos, en cualquier momento hasta el 31 de enero.  Pero hay que tener en cuenta que: 

– Si se solicita entre el día 1 y el 15 de octubre de 2020, se percibirá desde el día 1 de octubre y durante 4 meses.
– Si se solicita más allá del 15 de octubre, se percibirá desde el día siguiente a la fecha en la que preséntate la solicitud y su duración no podrá exceder del 31 de enero de 2021. 

  • ¿Cuánto dura? 

La prestación sólo durará hasta el último día del mes en que, por el motivo que sea, el autónomo pase a cumplir los requisitos para acceder a la POECATA -Prestación Ordinaria Extraordinaria por cese de actividad-, o hasta el 31 de enero. Además, hay que tener en cuenta que, una vez se agote la prestación, y a partir del mes siguiente, el autónomo se verá obligado a cotizar por la contingencia de cese de actividad.

Prórroga de la prestación de cese de actividad compatible con la actividad (POECATA)

El pasado mes de julio, el Gobierno ya extendió una prestación por cese de actividad para autónomos con fuertes caídas de ingresos. Esta ayuda se volverá a ampliar con las mismas condiciones y de forma automática para todos aquellos autónomos que ya la vinieran percibiendo a la entrada en vigor de esta norma.

Además, también podrán acceder a la extensión del cese de actividad ordinario/extraordinario los autónomos que no hayan accedido hasta ahora a la prestación pero que, a partir de octubre, cumplan con los requisitos de caída de ingresos y con el mínimo exigido de rendimientos netos para el cuarto trimestre. 

Los trabajadores autónomos que vinieran percibiendo la prestación por cese de actividad prevista en el artículo 9 del Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio podrán continuar percibiéndola hasta el 31 de enero de 2021, siempre y cuando cumplan una serie de requisitos y condiciones.

  • ¿Qué requisitos tengo que cumplir para seguir cobrando la prestación?

Podrán acceder automáticamente a la prórroga del cese de actividad que se puso en marcha a partir de julio todos aquellos autónomos que:

-Estén afiliados y en alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos o en el Régimen Especial de los
Trabajadores del Mar, en su caso.                                                                                                                                                       

– Hayan cotizado por cese de actividad como mínimo durante 12 meses inmediatamente anteriores de forma continuada.     

– No hayan cumplido la edad ordinaria de jubilación o, de haberlo hecho, no cumplan con el resto de requisitos para poder acceder a la pensión.

– Se hallen al corriente de pago con la Seguridad Social. No obstante, si en la fecha de cese de actividad no se cumpliera este requisito, el órgano gestor invitará al pago al trabajador autónomo para que en el plazo improrrogable de treinta días naturales ingrese las cuotas debidas.

– Acrediten una reducción de la facturación durante el cuarto trimestre de 2020 de al menos el 75% en relación con el mismo periodo del año 2019, así como no haber obtenido durante el cuarto trimestre de 2020 unos rendimientos netos superiores a 5.818,75€ al trimestre.

Los requisitos serán los mismos para los nuevos solicitantes, con el único cambio de que, además, deberán haber percibido la prestación extraordinaria del estado de alarma hasta el 30 de junio de 2020.

  • ¿Cuánto se cobra y qué sucederá con la cuota?

Al igual que la anterior prestación que se puso en marcha a partir del mes de julio, este cese de actividad permitirá cobrar a los autónomos un 70% de su base de cotización (661 euros si cotizan por la base mínima) 

En cuanto a la cuota, el procedimiento también será el mismo que hasta la fecha: durante el tiempo que esté percibiendo el autónomo esta prestación deberá ingresar a la Tesorería General de la Seguridad Social la totalidad de sus cotizaciones.
Luego, será la mutua quién abone al autónomo – junto con el importe de la prestación-, el importe de las cotizaciones
 por contingencias comunes, es decir, un 98,2%. En otras palabras, el autónomo sólo tendrá que pagar un 1,8% de su cuota, lo que serán unos 16 euros, si cotiza por la base mínima.

  • Y si estoy en pluriactividad, ¿Puedo solicitar esta prestación?

Sí, los autónomos que compaginan a la vez una actividad por cuenta propia y ajena podrán solicitar esta prestación siempre y cuando: 
– Los ingresos netos (rendimientos netos) procedentes del trabajo por cuenta propio y los ingresos (netos) procedentes del trabajo por cuenta ajena no superen 2,2 veces el salario mínimo interprofesional10. Y en todo caso, los ingresos (netos) del trabajo por cuenta ajena no podrán superar 1,25 el salario mínimo interprofesional11

Eso sí, la cuantía de la prestación, en estos casos, ya no será del 70%, sino del 50% de la base mínima.

  • ¿Cómo y cuándo se solicita?

En el caso de que el autónomo no hubiera accedido antes del 30 de septiembre a la prestación ordinaria compatible con la actividad, el procedimiento será el mismo que con las demás prestaciones. Podrá solicitarla, siempre que cumpla los requisitos, hasta el próximo 31 de enero pero: 

-Si se solicita entre el día 1 y el 15 de octubre de 2020, se percibirá desde el día 1 de octubre y durante 4 meses.
-Si se solicita más allá del 15 de octubre, se percibirá desde el día siguiente a la fecha en la que preséntate la solicitud y su duración no podrá exceder del 31 de enero de 2021.

  • ¿Qué documentación hay que aportar?

Al igual que con la anterior prestación:

– Hay que rellenar el modelo de solicitud que ponga a disposición cada mutua en el que se podrá autorizar a la mutua a consultar del Ministerio de Hacienda los datos tributarios de los ejercicios 2019 y 2020 necesarios para el seguimiento y control de las prestaciones reconocidas.

Si no se autorizara por parte del interesado a consultar esos datos por la mutua o la mutua no pudiera tener acceso a ellos, el trabajador autónomo deberá aportar a la mutua en los diez días siguientes al requerimiento la siguiente documentación:

Copia del modelo 303 de autoliquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), correspondiente a las declaraciones cuarto
trimestre de los años 2019 y 2020.
Copia del modelo 130 correspondiente a la autoliquidación en pago fraccionado del Impuesto sobre la Renta de las Personas
Físicas (IRPF) del segundo y cuarto trimestres de los años 2019 y 2020 a los efectos de poder determinar lo que corresponde al tercer y cuarto trimestre de esos años.

– Los trabajadores autónomos que tributen en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por estimación objetiva (modelo 131) deberán aportar la documentación necesaria o cualquier otro medio de prueba que sirva para acreditar los ingresos exigidos en  este precepto.

  • ¿Y si se observa que no se van a cumplir las condiciones?

Si el autónomo, tras haber accedido a esta prestación, constata que no va a cumplir los requisitos de caída de facturación o rendimientos netos, siempre podrá:

 Renunciar a ella en cualquier momento antes del 31 de diciembre de 2020.
– Devolver por iniciativa propia la prestación cuando considere que los ingresos (rendimientos netos) percibidos durante el cuarto trimestre de 2020 superarán los umbrales indicados.

Ampliación de la prestación extraordinaria para autónomos de temporada

Por último, el decreto también “extiende y reajusta” la prestación para autónomos con negocios marcados por la estacionalidad, es decir, los denominados “autónomos de temporada”. El pasado mes de julio se logró poner en marcha por vez primera una prestación específica para los denominados autónomos de temporada. Colectivo que, en su mayoría, quedó fuera de las ayudas para autónomos a raíz de la crisis y que, ahora, cuenta con una prestación específica que se alargará hasta el 31 de octubre.

Por este motivo, la ley actual no sólo extiende  hasta el 31 de enero la prestación para estos autónomos, sino que también modifica algunas condiciones que se imponían anteriormente en cuanto a las cotizaciones para ser considerado autónomo de temporada.

  • ¿Qué requisitos hay que cumplir para acceder?

-Haber estado de alta y cotizando como trabajador autónomo al menos durante 4 meses durante los meses de junio a diciembre de cada uno de los años 2018 y 2019.

– No haber estado de alta o asimilado al alta por cuenta ajena durante más de 120 días durante el periodo comprendido entre el 1 de junio de 2018 y el 31 de julio de 2020

– No haber estado dado de alta o asimilado al alta en ningún régimen desde el 1 marzo al 31 de mayo de 2020.

No haber percibido prestación alguna de la seguridad social durante los meses de enero a junio de 2020, salvo que la misma fuera compatible con el trabajo autónomo.

No haber obtenido durante el año 2020 unos ingresos (rendimientos netos) que superen los 23.275 euros.

– Hallarse al corriente de pago con la Seguridad Social. No obstante, si en la fecha de cese de actividad no se cumpliera este requisito, el órgano gestor invitará al pago al trabajador autónomo para que en el plazo improrrogable de treinta días naturales ingrese las cuotas debidas.

  • ¿Cuánto se cobra y cuánto hay que pagar de cuota?

Al igual que con la antigua prestación extraordinaria que estuvo en vigor durante el estado de alarma, la cuantía de la prestación será la equivalente al 70% de la base mínima de cotización que corresponda (661 euros si se cotiza por la base mínima). 

En cuanto a la cotización, durante la percepción de la prestación no será obligatorio cotizar, permaneciendo el trabajador autónomo en situación de alta.

  • ¿Durante cuánto tiempo se cobrará?

La prestación se podrá empezar a percibir desde el 1 de octubre de 2020 y tendrá una duración máxima de 4 meses, siempre que se presente la solicitud entre el 1 y el 15 de octubre. En caso contrario, los efectos quedan fijados al día siguiente la presentación de solicitud.

Se podrá solicitar este cese de actividad en cualquier momento durante el periodo comprendido entre la entrada en vigor de la norma y el mes de enero de 2021.

  • ¿Hay incompatibilidades con esta prestación?

Sí. La prestación será incompatible con el trabajo por cuenta ajena y con cualquier prestación de la Seguridad Social que no fuera compatible con su alta como trabajador autónomo.  Además, la prestación será incompatible con el trabajo autónomo o por cuenta propia si los ingresos (rendimientos netos) que se perciban durante el año 2020 superen los 23.275 euros.

  • ¿Y si luego el autónomo ve que no cumplirá con los requisitos?

Si, tras haber accedido a la prestación, el autónomo constata que no va a cumplir con los requisitos, siempre podrá: 

 -Renunciar aella en cualquier momento antes del 31 de diciembre de  2020.

Devolver por iniciativa propia la prestación cuando considere que los ingresos percibidos durante el ejercicio de la actividad superarán los umbrales indicados.

  • ¿Qué documentación hay que aportar?

Al igual que sucede con el cese de actividad para autónomos con fuertes caídas de ingresos, para solicitar esta prestación extraordinaria:

-Hay que rellenar el modelo de solicitud que ponga a disposición cada mutua en el cual podrás autorizar a la mutua a consultar del Ministerio de Hacienda los datos tributarios correspondientes al segundo semestre del año 2020.

Si no se autorizara por parte del interesado a consultar esos datos por la mutua o la mutua no pudiera tener acceso a ellos, los trabajadores autónomos deberán aportar:

-Copia del modelo 390 de declaración resumen anual IVA del año 2020.

-Copia del modelo 130 correspondiente a la autoliquidación en pago fraccionado del Impuesto sobre la Renta de las Personas
Físicas (IRPF) del cuarto trimestres del año 2020.

– Los trabajadores autónomos que tributen en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por estimación objetiva (modelo 131) deberán aportar la documentación necesaria para acreditar los ingresos exigidos en este precepto.

Gentileza de Autónomos y emprendedores

La Seguridad Social cobró en septiembre dos cuotas a cientos de autónomos

La Seguridad Social cobró este miércoles a cientos de autónomos dos cuotas, en vez de una. Los expertos explican que esto podría deberse a la regularización de un error que se cometió en julio al aplicar las exoneraciones de las ayudas que disfrutan estos trabajadores por cuenta propia.

El pasado martes 30 de septiembre, cientos de autónomos se encontraron en su cuenta bancaria con dos recibos, en vez de uno, de su cuota a la Seguridad Social. Varias gestorías aseguraron haber recibido en tan sólo un día una avalancha de decenas de quejas cada una por parte de sus clientes, trabajadores por cuenta propia que, sin esperarlo, tuvieron que pagar sus cotizaciones por duplicado.

Normalmente, a partir del día 15 de cada mes, la Tesorería General de la Seguridad Social gira el cobro de una cuota para cada autónomo, que suele llegar el día 30. Sin embargo, este mes han sido muchos los que han tenido que hacer frente, de golpe, al pago de dos cuotas por un importe total de más de 550 euros, en el caso de que coticen por la base mínima.

La propia Administración reconoció que cobró en varios casos, dos veces las cotizaciones de varios autónomos a final del mes pasado: “en el periodo de recaudación de septiembre se ha emitido, además de la cuota de autónomos del mes de septiembre, la cuota del mes de julio. En los casos en los que proceda, se va a hacer la devolución”, confirmaron a este medio fuentes de la Seguridad Social.

Al parecer, según explican diferentes expertos a este medio, todo se debe a que, en julio, la Administración aplicó las exoneraciones que les correspondían a algunos autónomos, sin tener todavía los datos de los que habían accedido a la nueva prestación y que, por lo tanto, no tendrían derecho a esta exoneración

A muchos se les devolvió en julio una cuota que no habían pagado

Los agentes sociales llegaron a un acuerdo ese mes con el Gobierno para extender desde julio y hasta septiembre las ayudas para autónomos centradas en tres perfiles: los autónomos de temporada, los autónomos que estuvieron acogidos al cese de actividad extraordinario, y una nueva prestación para autónomos con fuertes caídas de ingresos. 

El problema, según explicaron los expertos, es que se juntaron en julio, por error, las exoneraciones de las dos últimas ayudas. Por norma general y de forma automática, la Seguridad Social aplicó la exoneración en las cuotas a principios de julio para todos aquellos autónomos que estuvieron acogidos al cese de actividad extraordinario.

Sin embargo, parte de estos autónomos accedieron también, a la vez, en ese mismo mes al nuevo cese de actividad por fuertes caídas de ingresos, que daba derecho no a una exoneración de las cuotas pero sí a una devolución de éstas, junto a la prestación. Es decir, tenían que pagar primero su cuota como cada mes, y luego se les devolvía.

Y así fue: se les devolvió la cuota. El problema es que también se les había exonerado ese mes de sus cotizaciones y, por tanto, se les devolvió una cuota que, en realidad, no habían pagado.

Gentileza de Autónomos y emprendedores