Los abuelos pueden aplicarse el mínimo por descendientes en IRPF cuando conviven con hijos y nietos carentes de ingresos

Consulta Vinculante V2330-19, de 10 de Septiembre de 2019, de la SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas

Cuestión

Si puede aplicarse el mínimo por descendientes por sus dos nietos y en qué porcentaje. – Si al padre de sus dos nietos le corresponde aplicar algún porcentaje del mínimo por descendientes, teniendo en cuenta que desconoce las rentas que pueda percibir éste.

Descripción

La  consultante convive en su vivienda familiar, con su hija y sus dos nietos menores de edad. Su hija, madre soltera sin ningún vínculo con el padre de sus hijos, no percibe rentas superiores a 8.000 euros anuales. No existe ningún convenio regulador ni sentencia judicial, y el padre no pasa ninguna cantidad de dinero a sus hijos. Los nietos, dependen económicamente de la abuela, en tanto la madre no tenga ingresos. Los nietos no presentan declaración de IRPF ni tienen rentas que sobrepasen los 1.800 euros.

Contestación

A partir del 1 de enero de 2015, como consecuencia de la aprobación de la Ley 26/2014, de 27 de noviembre, por la que se modifican la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de no Residentes, aprobado por el Real Decreto Legislativo 5/2004, de 5 de marzo, y otras normas tributarias (BOE de 28 de noviembre), el artículo 58 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE del día 29), en adelante LIRPF, en relación al mínimo por descendientes establece lo siguiente:

“1. El mínimo por descendientes será, por cada uno de ellos menor de veinticinco años o con discapacidad cualquiera que sea su edad, siempre que conviva con el contribuyente y no tenga rentas anuales, excluidas las exentas, superiores a 8.000 euros, de:

2.400 euros anuales por el primero.

2.700 euros anuales por el segundo.

4.000 euros anuales por el tercero.

4.500 euros anuales por el cuarto y siguientes.

A estos efectos, se asimilarán a los descendientes aquellas personas vinculadas al contribuyente por razón de tutela y acogimiento, en los términos previstos en la legislación civil aplicable. Asimismo, se asimilará a la convivencia con el contribuyente, la dependencia respecto de este último salvo cuando resulte de aplicación lo dispuesto en los artículos 64 y 75 de esta Ley.

2. Cuando el descendiente sea menor de tres años, el mínimo a que se refiere el apartado 1 anterior se aumentará en 2.800 euros anuales.

En los supuestos de adopción o acogimiento, tanto preadoptivo como permanente, dicho aumento se producirá, con independencia de la edad del menor, en el período impositivo en que se inscriba en el Registro Civil y en los dos siguientes. Cuando la inscripción no sea necesaria, el aumento se podrá practicar en el período impositivo en que se produzca la resolución judicial o administrativa correspondiente y en los dos siguientes.”.

Conforme al precepto transcrito, tienen la consideración de descendientes para la aplicación del mínimo por este concepto, los hijos, nietos, bisnietos, etc., que descienden del contribuyente y que están unidos a éste por vínculo de parentesco en línea recta por consanguinidad, por adopción y, por asimilación, a estos efectos, cuando se trate de vinculación por razón de tutela o acogimiento, en los términos previstos en la legislación civil aplicable.

En definitiva, la norma tributaria se adecua a las disposiciones del Código Civil, esto es, al artículo 108 y siguientes que regulan la filiación y sus efectos, al artículo 172 y siguientes que tratan de acogimiento, al artículo 175 y siguientes que se refieren a la adopción y al artículo 222 y siguientes referentes a la tutela.

Por otro lado, hay que tener en cuenta a estos efectos, lo establecido en las disposiciones adicionales segunda y sexta de Ley 26/2015, de 28 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia (BOE de 29 de julio), que establecen lo siguiente:

“Disposición adicional segunda. Referencias al acogimiento preadoptivo y al acogimiento simple y a las Entidades Colaboradoras de Adopción Internacional.

Todas las referencias que en las leyes y demás disposiciones se realizasen al acogimiento preadoptivo deberán entenderse hechas a la delegación de guarda para la convivencia preadoptiva prevista en el artículo 176 bis del Código Civil. Las que se realizasen al acogimiento simple deberán entenderse hechas al acogimiento familiar temporal previsto en el artículo 173 bis del Código Civil; y cuando lo fueran a las Entidades colaboradoras de adopción internacional se entenderán hechas a los organismos acreditados para la adopción internacional.”.

“Disposición adicional sexta. Equiparación de regímenes jurídicos en materia de acogimiento.

A los efectos de las normas y leyes existentes con anterioridad a la presente ley y de las legislaciones correspondientes de las Comunidades Autónomas con Código Civil propio o con leyes civiles que lo regulen, se equipara la situación de acogimiento familiar temporal con acogimiento familiar simple, y la situación de guarda con fines de adopción con el acogimiento preadoptivo.”.

Por otro lado, de acuerdo con la norma 1ª del artículo 61 de la LIRPF, en cuanto a las normas comunes para la aplicación del mínimo del contribuyente y por descendientes, ascendientes y discapacidad se refiere:

“1.ª Cuando dos o más contribuyentes tengan derecho a la aplicación del mínimo por descendientes, ascendientes o discapacidad, respecto de los mismos ascendientes o descendientes, su importe se prorrateará entre ellos por partes iguales.

No obstante, cuando los contribuyentes tengan distinto grado de parentesco con el ascendiente o descendiente, la aplicación del mínimo corresponderá a los de grado más cercano, salvo que éstos no tengan rentas anuales, excluidas las exentas, superiores a 8.000 euros, en cuyo caso corresponderá a los del siguiente grado.”.

De acuerdo con lo anterior, la aplicación del mínimo por descendiente corresponderá a los contribuyentes de grado más cercano, en este caso la hija de la  consultante (100% en su totalidad), salvo que ésta no tenga rentas anuales, excluidas las exentas, superiores a 8.000 euros, como ocurre en este caso, por lo que la aplicación de dicho mínimo corresponderá a los del siguiente grado –la  consultante que es la abuela de los descendientes objeto de  consulta–.

En consecuencia, en virtud de lo establecido en el segundo párrafo de la norma 1ª del artículo 61 de la LIRPF, el mínimo por descendientes respecto a los dos nietos corresponderá a la  consultante en su totalidad (100%), teniendo en cuenta que de acuerdo con la información dada en el escrito de  consulta se cumple el requisito de convivencia de ésta con dichos descendientes (nietos), y siempre que estos últimos no hayan obtenido en el ejercicio rentas superiores a 8.000 euros anuales, excluidas las exentas del impuesto, y que no presenten declaración de IRPF con rentas superiores a 1.800 euros de acuerdo con lo establecido en la norma 2ª del artículo 61 de la LIRPF.

Por último, se le aclara que al padre de sus nietos no le corresponde la aplicación del mínimo por descendientes, dado que de acuerdo con la información contenida en el escrito de  consulta no cumple con los requisitos exigidos en el artículo 58 de la LIRPF para ello (que conviva el hijo con su padre, teniendo en cuenta que se asimilará a la convivencia con el padre la dependencia respecto a este último).

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

Gentileza de las Asesorías

Qué información tiene Hacienda de mis cuentas bancarias

Es habitual, desde hace unos años, que la Agencia Tributaria lance sus campañas anuales en prevención del fraude fiscal. Una parte de estas campañas son las cartas que  envía a pymes y autónomos, advirtiéndoles que dispone de información sobre sus saldos en cuentas y que presentan incongruencias con lo declarado en sus liquidaciones de impuestos. Esto causa gran alarma en el destinatario, pues desconoce qué información tiene Hacienda de sus cuentas bancarias y de qué manera la utiliza.

Los bancos remiten a Hacienda determinada información de manera periódica, como es la relativa a ingresos, retiradas de efectivo y traspasos. Existen unos baremos en función de los cuáles se establece la obligación de informar:

– Las transacciones efectuadas con billetes de 500 euros (control del blanqueo de capitales)

– Las operaciones que superen los 10.000 euros

– Las transacciones por importe superior a 3.000 euros, siempre que se realicen en metálico.

– Los préstamos y créditos de más de 6.000 euros.

Del 1 al 30 de enero, las entidades bancarias presentan el modelo 196: declaración Informativa resumen anual de retenciones e ingresos a cuenta sobre rendimientos del capital mobiliario y rentas obtenidas por la contraprestación derivada de cuentas en toda clase de instituciones financieras. De este modelo se obtienen los datos fiscales relativos a estos rendimientos que aparecen en los borradores de Hacienda en las campañas del IRPF.

En virtud del Real Decreto 1021/2015, sobre información tributaria de cuentas financieras, las entidades deben identificar también la residencia fiscal de los titulares o apoderados de cuentas financieras: nombre, apellidos o razón social, domicilio, número de cuenta, saldo y valor de la misma. Se distinguirá asimismo entre el titular persona física o entidad y se identificará su residencia fiscal. Estos datos podrán cruzarse con otros países europeos, en el marco de la asistencia mutua, para perseguir el fraude fiscal a través de la Unión Europea. La información se comunica a Hacienda en el modelo 289.

En cualquier caso, lo más preocupante para autónomos y pymes es el cruce de las entradas y salidas en su cuenta con lo declarado en los modelos de IVA e IRPF. La Agencia Tributaria entiende que las entradas en la cuenta deberían coincidir con los ingresos declarados en los modelos fiscales. Si fueran superiores podría sospecharse la existencia de ingresos ocultos que se han cobrado y no se han facturado.

Sin embargo, este es un planteamiento que deja muchas lagunas abiertas. Hay que tener en cuenta que solo las entidades mercantiles tienen obligación de disponer de cuentas exclusivas para el desarrollo de su actividad económica. Nada obliga al autónomo a tener una cuenta específica para su labor por cuenta propia, sino que puede utilizar cualquier cuenta personal en la que fácilmente podría existir un segundo titular, como puede ser el cónyuge. Por lo tanto, ese cruce de entradas podría contener ingresos de distintas procedencias, solo identificables si se examinan los movimientos bancarios uno a uno y la Administración no tiene acceso a esa información tan detallada, sino tan solo a una información totalizada.

Por lo tanto, la Agencia Tributaria tendría que “pedirnos” esos movimientos o requerirlos a la entidad. Según el artículo 57.1 del Real Decreto 1065/20017, de 27 de julio,

los órganos de inspección o de recaudación podrán solicitar la información a los obligados tributarios afectados, titulares o autorizados, o requerirla directamente a las entidades bancarias o crediticias con las que operen sin que sea necesario notificar dicho requerimiento al obligado. El órgano administrativo que autorice el procedimiento puede pedir información relativa a la identificación y titularidad de las cuentas a las que se refieran el origen o el destino de los movimientos, cheques u otras órdenes de cargo o abono”.

Pero hay que tener en cuenta que este trámite solo es posible en el ámbito de una inspección de tributos.

Si nos requieren los movimientos bancarios a consecuencia de un mero procedimiento de comprobación limitada, podemos negarnos a aportarlos. El procedimiento de comprobación limitada, regulado en los artículos 136 a 140 de la LGT, solo puede examinar la información relativa a los datos que el propio contribuyente facilita en sus declaraciones y aquéllos que constan en poder de la Administración por haber sido facilitados por terceros.

Una inspección tributaria es un proceso muy distinto que solo se inicia cuando hay indicios suficientes de la existencia de unos hechos encaminados a defraudar. En las propias cartas que envía la Agencia Tributaria explica detalladamente de qué tipo de procedimiento se trata y de su alcance.

Aún si tenemos que presentar los movimientos bancarios, Hacienda no tiene la facultad de decidir sin más que un ingreso en cuenta pueda ser un incremento de patrimonio no declarado. No es el contribuyente quién ha de probar el origen lícito de una entrada de dinero. Es la Agencia Tributaria la que ha de demostrar sus presunciones. La inocencia no ha de ser probada, sino la culpabilidad. Un movimiento de tesorería no constituye una renta o un patrimonio susceptibles de declaración. Un abono en cuenta no puede ser considerado como una titularidad de un bien o de un derecho.

Gestileza de Iberley

Novedades en la llevanza de los libros registros en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

La principal novedad introducida por la Orden HAC/773/2019, de 28 de junio (en vigor el 01/01/2020), es la necesidad de que, en las anotaciones en los libros registros de ventas e ingresos y de compras y gastos se haga constar el Número de identificación fiscal de la contraparte de la operación. En esta actualización de la normativa reguladora del contenido de los libros-registros se ha tratado de conseguir cierta homogeneidad con conceptos ya previstos en otros impuestos (como por ejemplo en materia de asientos resúmenes con el Impuesto sobre el Valor Añadido).

Por este motivo es muy importante, que se pida número de NIF, NIE o CIF a todos nuestros clientes y proveedores y aunque estos sean particulares.

Gentileza de Iberley

Planifica la declaración de IRPF de 2019 antes de que acabe el año

Consejos para reducir su factura fiscal en el IRPF de 2019.

Incluimos a continuación una serie de advertencias sobre determinados aspectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas que podemos tener en cuenta antes de que acabe el año para ahorrar en la declaración que presentaremos el próximo año.

Todo ello, sin perjuicio de las particularidades propias aprobadas por las Comunidades Autónomas y de la normativa foral y que se deben ser tenidas en cuenta por los residentes fiscales en dichos territorios.

Diferimiento de rentas al ejercicio 2020

Aunque, no se va a producir una rebaja en los tipos de gravamen, puede ser interesante para usted diferir rentas al ejercicio 2020. Ello no es posible, en muchos casos, pero sí puede permitírselo la obtención de determinado tipo de rendimientos.

Así, si depende de su elección que le reconozcan un rendimiento del capital mobiliario en los últimos días de 2019 o en los primeros de 2020, puede elegir la segunda opción para diferir la generación de rentas al ejercicio siguiente.

Lo mismo ocurre, con los rendimientos de capital inmobiliario en que se puede anticipar unos gastos en los que necesariamente se vaya a incurrir, y que puede resultarle interesante siempre que los ingresos superen a los gastos.

Respecto a los rendimientos de actividades económicas determinados en el régimen de estimación directa, puede interesarle aplazar las últimas ventas a los primeros días del 2020 o anticipar gastos en los últimos días del 2019.

Determinación del rendimiento de actividades económicas

Si usted determina el rendimiento neto de su actividad económica por el régimen de estimación directa simplificada y desea renunciar a él o revocuar su renuncia para 2020, no olvide que podrá hacerlo durante el mes de diciembre. Dicha renuncia o exclusión de la estimación directa simplificada daría lugar a que todas las actividades económicas del contribuyente se determinen por la modalidad de estimación directa normal durante 3 años, prorrogándose tácitamente la renuncia salvo revocación.

Tenga presente que la modalidad simplificada en estimación directa se aplica en todas las actividades económicas ejercidas por los contribuyentes, cuando el importe neto de la cifra de negocio del conjunto de todas sus actividades en el ejercicio anterior no supere los 600.000 € anuales, salvo renuncia, y cuando no se determine el rendimiento de alguna otra actividad económica del contribuyente en la modalidad normal de estimación directa o en estimación objetiva.

Asimismo, si la determinación del rendimiento neto la efectúa aplicando el régimen de estimación objetiva y desea renunciar a él o revocar su renuncia para 2020, no olvide que podrá hacerlo durante el mes de diciembre. Dicha renuncia supondría la inclusión automática en la modalidad simplificada del régimen de estimación directa, salvo que se supere el límite de los 600.000 € de ingresos o que también renuncien a la modalidad simplificada, en cuyo caso calcularán el rendimiento en la modalidad normal de la estimación directa, por lo que ahora es el momento de comparar sus resultados en estimación directa y en estimación objetiva.

Recuerde que el método de estimación objetiva de rendimientos para determinadas actividades económicas se aplica a los contribuyentes que no superen determinadas magnitudes excluyentes siempre que no determinen el rendimiento neto de alguna actividad económica por el método de estimación directa.

Las magnitudes que excluyen su aplicación son un volumen de rendimientos íntegros en el año inmediato anterior que supere para el conjunto de sus actividades económicas, excepto las agrícolas, ganaderas y forestales, los 150.000 euros anuales o los 250.000 euros anuales para el conjunto de sus actividades agrícolas, ganaderas y forestales y un volumen de compras en bienes y servicios, excluidas las adquisiciones de inmovilizado en el ejercicio anterior que superen los 150.000 euros anuales.

Reinversión de ganancias patrimoniales

Estarían excluidas las ganancias patrimoniales obtenidas por la transmisión de la vivienda habitual del contribuyente, siempre que el importe obtenido por la transmisión se reinvierta en la adquisición de una nueva vivienda habitual en el plazo de dos años desde la transmisión (tanto los precedentes como los posteriores). De este modo se pude llegar a neutralizar el pago del impuesto por la plusvalía de la venta. Si ha transmitido su vivienda habitual en 2019 y tiene pensado reinvertir el importe obtenido en la adquisición de una nueva y no lo hace en el ejercicio 2019, debe comunicar su intención en la declaración de IRPF correspondiente a dicho ejercicio.

Plan de Ahorro a Largo Plazo y PIAS

Si tiene pensado contratar algún depósito, puede interesarle contratar antes de fin de año un Plan de Ahorro a Largo Plazo (bien sea un Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo –SIALP- o una Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo –CIALP-) si piensa mantener las cantidades que imponga en el mismo en 2019 durante, al menos, 5 años. En ese caso, no tributará por la rentabilidad que produzca siempre que lo impuesto al año no exceda de 5.000 euros, que no retire cantidad alguna antes de finales de 2024 y que el rescate sea en forma de capital.

Si es titular de un Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS) y han pasado cinco años desde la primera aportación, puede rescatarlo para constituir una renta vitalicia con exención de la rentabilidad generada. Recuerde que el límite máximo anual satisfecho en concepto de primas es de 8.000 euros.

Aportación a sistemas de previsión social

Uno de los modos más frecuentes de ahorrar impuestos es la aportación a sistemas de previsión social como planes y fondos de pensiones o mutualidades que permiten la reducción de la base imponible, con unos límites.

La aportación máxima que permite aplicar la reducción es de 8.000 euros anuales, independientemente de la edad que se tenga a la hora de hacer la aportación, con el límite del 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas.

Ahora bien, las personas cuyo cónyuge no obtenga rendimientos netos del trabajo y/o actividades económicas, o sean inferiores a 8.000 euros anuales, pueden aportar al plan del cónyuge hasta un máximo de 2.500 euros anuales con derecho a reducción.

Posibilidad de aplicar deducciones relacionadas con la vivienda

De la deducción por inversión en vivienda habitual, medida estrella para reducir la cuota a pagar en el IRPF, se siguen beneficiando todavía muchos contribuyentes. Por eso, si usted la adquirió antes del 1 de enero de 2013 o realizó algún pago a cuenta para su construcción, puede reducirse hasta el 15% de las cantidades invertidas, con un límite máximo de 9.040 euros, y siempre que haya aplicado dicha deducción por la vivienda en 2012 o años anteriores. En ese caso, si todavía no ha superado ese límite, no olvide plantearse el ahorro que le puede suponer realizar una amortización extraordinaria, siempre que su economía familiar se lo permita, maximizando la deducción aplicada. Por otro lado, y sin tener en cuenta el resto de los factores, más allá de los fiscales, no le conviene amortizar totalmente el préstamo que le sirvió para financiar su adquisición.

Si vive usted en una vivienda arrendada puede que pueda seguir practicando la desaparecida deducción por alquiler de vivienda habitual si tuviera alquilada dicha vivienda antes del 1 de enero de 2015 y se hubiera deducido por ella con anterioridad, cuando su base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales. La deducción consiste en el 10,05% de las cantidades satisfechas en el período impositivo, siendo la base máxima también de 9.040 euros, cuando la base imponible sea igual o inferior a 17.707,20 € anuales y de 9.040 € menos el resultado de multiplicar por 1,4125 la diferencia entre la base imponible y 17.707,20 € anuales, cuando la base imponible esté comprendida entre 17.707,20 y 24.107,20 € anuales. Por ello, haciendo abstracción del resto de circunstancias, le conviene en ese caso no cambiar de casa, prorrogando el contrato, o incluso firmando uno nuevo con modificaciones, para seguir disfrutando de la deducción.

Mejora en la deducibilidad de los donativos

Si necesita adelgazar la cuota a pagar su IRPF siendo solidario, todavía tiene tiempo. Recuerde que los primeros 150 euros de los donativos efectuados a las entidades beneficiarias del mecenazgo, darán derecho a una deducción del 75%, el importe que supere esa cuantía tendrá derecho a una desgravación adicional del 30%, y, con el objetivo de premiar la habitualidad, quien haya donado durante los dos años anteriores a la misma entidad un importe igual o superior, al del año anterior, por encima de estos 150 euros anuales, se beneficia de una deducción del 35%. Como puede observar, es interesante hacer aportaciones crecientes a las mismas entidades, al incrementarse el porcentaje de deducción.

Recordatorios

Si tiene un piso y quiere alquilarlo, tenga presente que le va a convenir más alquilarlo como vivienda permanente que como oficina o alquiler vacacional, a fin de poder aplicarse una reducción del 60% del rendimiento neto.

Si va a transmitir bienes o derechos adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994, tenga en cuenta que solo podrá aplicar los antiguos coeficientes de abatimiento que reducen la ganancia patrimonial obtenida hasta las que provengan de transmisiones cuyo valor no supere, de manera acumulada, más de 400.000 euros.

Si es empresario o profesional y se desplaza por motivos de trabajo fuera del domicilio de su actividad, puede deducirse los gastos de manutención en los que incurre el contribuyente en el desarrollo de su actividad, siempre que, además de tener relación directa con ella, se produzcan en establecimientos de restauración y hostelería y se abonen utilizando cualquier medio electrónico de pago, con el límite diario de las mismas cuantías establecidas para las dietas exceptuadas de gravamen para trabajadores por cuenta ajena. Es decir, con carácter general, 26,67 euros diarios si el gasto se produce en España o 48,08 euros si es en el extranjero. Si, además, como consecuencia del desplazamiento se pernocta, estas cantidades se duplican.

Si obtiene rendimientos por actividades económicas y determina su rendimiento en estimación directa, normal o simplificada, son gastos deducibles las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el contribuyente para su cobertura y la de su cónyuge o hijos menores de 25 años que convivan con él, con el límite de 500 € anuales por cada una de las personas y de 1500 € en el caso de que el contribuyente, su cónyuge o hijos menores sean discapacitados.

Si obtiene rendimientos por actividades económicas que lleva a cabo en su propio domicilio, y determina su rendimiento en estimación directa, recuerde que podrá considerar gasto deducible aquellos derivados de la titularidad de la vivienda como amortizaciones, el IBI, los intereses, la tasa de basuras el seguro o la comunidad de propietarios en función de los metros cuadrados destinados a la actividad en proporción a los de la vivienda y los gastos de suministros de dicha vivienda, en el porcentaje resultante de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior.

Si es mayor de 65 años, ha obtenido una ganacia patrimonial en 2019 y va a constituir una renta vitalicia en el plazo de seis meses desde la venta, pero en el ejercicio 2020, debe comunicar su intención en la declaración de IRPF del ejercicio 2019.

Si está pensando en transmitir participaciones de un fondo de inversión que le van a generar ganancias patrimoniales, no olvide que los traspasos entre fondos de inversión no tributan y puede diferir el pago de impuestos hasta el reembolso definitivo.

Gentileza de las Asesorías

El TS dicta su primera sentencia sobre abusividad de la comisión por descubierto en cuenta

Informa el Poder Judicial sobre la primera sentencia (Nº 566/19, de 25 de octubre) que dicta la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo sobre la comisión de reclamación de posiciones deudoras.

En el caso enjuiciado la comisión cobrada al cliente no cumple las exigencias  del Banco de España para este tipo de comisiones, porque prevé que podrá reiterarse y se plantea como una reclamación automática. Tampoco discrimina periodos de mora, de modo que basta la inefectividad de la cuota en la fecha de pago prevista para que, además de los intereses moratorios, se produzca el devengo de una comisión.

Tal como está redactada, tampoco identifica qué tipo de gestión se va a llevar a cabo (lo deja para un momento posterior), por lo que no cabe deducir que ello generará un gasto efectivo (no es igual requerir in situ al cliente que se persona en la oficina para otra gestión, que hacer una simple llamada de teléfono, que enviarle una carta por correo certificado con acuse de recibo o un burofax, o hacerle un requerimiento notarial).

Para el Supremo es la “indeterminación  de la comisión es la que genera la abusividad, puesto que supondría, sin más, sumar a los intereses de demora otra cantidad a modo de sanción por el mismo concepto, con infracción de lo previsto en los arts. 85.6 TRLGCU (indemnizaciones desproporcionadas) y 87.5 TRLGCU (cobro de servicios no prestados).

Además, una cláusula como la enjuiciada contiene una alteración de la carga de la prueba en perjuicio del consumidor, pues debería ser el Banco quien probara la realidad
de la gestión y su precio, pero, con la cláusula, se traslada al consumidor la obligación de probar o que no ha habido gestión, o que no ha tenido el coste fijado en el contrato,
o ambas circunstancias. Lo que también podría incurrir en la prohibición prevista en el art. 88.2 TRLGCU.

Por último, la comisión de reclamación de posiciones deudoras no es una cláusula penal, porque ni contiene un pacto de pre-liquidación de los daños y perjuicios, ni sustituye su indemnización, que vendrá constituida por el pago de los intereses moratorios pactados (que no sean abusivos). Y si tuviera una finalidad puramente punitiva, contravendría el art. 85.6 TRLCU, según declaró la sentencia 530/2016, de 13 septiembre. Aunque se aceptara a efectos meramente dialécticos que la comisión es  una cláusula penal, sería nuevamente redundante y, por tanto, incurriría en desproporción”.

Gentileza de las Asesorías

Hacienda ultima un borrador para el IVA y parecido al de la declaración de Renta

Hacienda va a aprobar en breve un plan con medidas fiscales para que las empresas puedan pagar el IVA con un borrador, como ya ocurre con la declaración de la Renta. Así lo aseguró  el pasado día 25 de octubre la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la inauguración del XXIX Congreso de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) que se celebró en Zaragoza al señalar que se va a desplegar un “borrador en el IVA”. Se tratará de una “experiencia piloto para que las empresas sepan la información que tiene la Agencia Tributaria”. “Una experiencia similar a la de los borradores de IRPF”, ha resumido

Arranca en febrero

Por el momento, será un experimento que empezará en la autoliquidación de febrero sobre las 62.000 empresas que ya declaran sus operaciones en el IVA a través del Sistema Inmediato de Información (SII). Este modelo permite a las compañías declarar “en tiempo real” su actividad, con la consiguiente ventaja para el Fisco a la hora del control pero también beneficiándose de recibir las devoluciones con mayor celeridad. Al estar acotado a este régimen afectará a las empresas voluntarias acogidas al SII y a aquellas con un volumen de operaciones inferior a los seis millones de euros y fuera del régimen de caja.

Montero ha detallado que la intención es dar “más facilidad, sobre todo a las pequeñas empresas al hacer la declaración”. Para ayudar a su implantación, Hacienda va a desplegar una “oficina online de acompañamiento que pueda responder a las consultas que los contribuyentes tienen”.

 

 

Los tickets como gasto deducible para los autónomos

Ha sido noticia recientemente la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (318/2019) en la que se concluye que los tickets también serían válidos como justificante para poder desgravar gastos de los trabajadores autónomos. En concreto, la sentencia se centra en  gastos por desplazamientos, aunque podríamos extrapolar las conclusiones a los gastos de los autónomos en general.

Según el art. 28.1, 30 y 31 de la Ley de IRPF en relación con el art. 30 del Reglamento del IRPF, los cuales remiten a la Ley del Impuesto sobre Sociedades, la deducibilidad de los gastos está condicionada por el principio de correlación de ingresos y gastos, de manera que dichos gastos deben ser necesarios para la obtención de los ingresos. Por lo que de no existir esa correlación, o de no conseguir probar suficientemente la misma, los gastos no se podrían considerar fiscalmente deducibles. Además de la oportuna correlación ingresos-gastos, es necesario que se justifique la realidad del gasto mediante la factura correspondiente principalmente, o con documento equivalente del que se tiene que hacer el oportuno registro en los libros obligatorios que deben de llevar los profesionales autónomos.

Los tickets, en principio podrían ser esos “documentos equivalentes” a la factura para justificar la realidad del gasto, no obstante, en los tickets no se incluye toda la información obligatoria que establece el art. 6 del Reglamento de Facturación, ni siquiera se identifica el destinatario del documento. No obstante, y según concluye la sentencia, la Administración tributaria no podría basarse únicamente en el incumplimiento de la formalidad de la factura para rechazar un gasto como deducible, sino que compete a la propia Administración el justificar la inexistencia de la correlación del gasto con los ingresos del profesional autónomo, o bien la inexistencia del gasto en sí para poder rechazar la deducibilidad del gasto.

Por tanto, para poder admitir un gasto como deducible, más allá de que se documente mediante factura o tickets, sería necesario que dicho gasto cumpliese los siguientes requisitos:

  • Que existiese realmente
  • Que se pueda demostrar que es necesario para la actividad y está relacionado con la obtención de ingresos propios de la actividad en la que se pretende deducir.
  • Que esté oportunamente recogido en los libros contables a que esté obligado el profesional-autónomo.

Ahora bien, si además de cumplir los anteriores requisitos, el gasto se documenta formalmente mediante una factura conforme al Reglamento de Facturación, Hacienda nos pondrá muchos menos problemas para su deducibilidad que si el mismo gasto se documenta mediante tickets. No obstante, los Tribunales están siendo sensibles con este tema en las últimas sentencias, y van más allá de la formalidad del gasto en la factura, siendo suficiente con demostrar el cumplimiento de los anteriores tres requisitos para entender que dicho gasto sería deducible fiscalmente.

Gentileza de SAE

Gastos de vivienda que se puede deducir un autónomo

Al calcular el rendimiento neto de la actividad económica en régimen de estimación directa, los empresarios individuales y profesionales, deben aplicar las normas del Impuesto sobre Sociedades, pudiendo deducirse todos los gastos derivados de su actividad. Dichos gastos deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Deben hallarse debidamente documentados, siendo la factura el principal documento justificativo (LGT, art. 106.4). No se admiten como fiscalmente deducibles los gastos justificados mediante tickets u otros documentos no nominativos, en los que no se identifica al destinatario de la operación
  • Deben estar debidamente contabilizados o registrados en los libros registro.
  • Deben estar relacionados con los ingresos, de forma que se pueda acreditar que se han producido en el ejercicio de la actividad y que son convenientes para ésta. Una forma fácil de acreditar la relación del gasto con la actividad es que en las facturas emitidas se desglosen además de los honorarios, los gastos que se hayan soportado por prestar el servicio facturado o relacionados con el trabajo realizado (sobre todo los relacionados con viajes).
  • Deben imputarse temporalmente en el ejercicio en que se haya producido el gasto (aunque se pague en otro diferente), nunca se puede imputar antes pero sí podrá deducirse en un ejercicio posterior.

Para deducir los gastos relacionados con la vivienda del autónomo se tiene que afectar la vivienda al desarrollo de la actividad económica con la presentación de la declaración censal indicando los metros cuadrados o el porcentaje de la vivienda (hay que tener en cuenta que si se aplica deducción por inversión en vivienda habitual en la declaración del IRPF se tendría que descontar este mismo porcentaje).

Gastos de titularidad:

Se puede deducir en el porcentaje afecto a la actividad económica los gastos de titularidad de la vivienda: IBI, tasa basuras, seguro, comunidad, intereses préstamo, …

También se podrá deducir la parte proporcional a la superficie de la vivienda afectada a la actividad de los importes pagados por el arrendamiento de la vivienda, incluyendo los gastos repercutidos por el propietario como puede ser el IBI o la comunidad.

Normalmente, los gastos derivados de la titularidad del inmueble están exentos de IVA, por lo tanto no se va a deducir ningún importe por este concepto. Sin embargo se podrá deducir el IVA soportado en las facturas pagadas por la comunidad de vecinos en el porcentaje que le corresponda según la participación en dicha comunidad, para ello deberá de obtener un duplicado de la factura a nombre de la comunidad.

Gastos de suministros:

Se podrá deducir el 30% de la parte proporcional a la superficie de la vivienda afectada a una actividad económica de los suministros de agua, gas, electricidad, teléfono e internet.

Por ejemplo, si la vivienda esta afecta a la actividad en un 20% de la superficie del inmueble, el porcentaje deducible de los suministros será del 6% (20% x 30%).

La base sobre la que se aplicará el porcentaje anterior va a ser la cantidad total a pagar incluido el IVA, ya que no es deducible como IVA soportado.

Gestileza de Benayas Asesores

Hacienda pondrá más el foco en las grandes empresas que en las pequeñas

LAS IRREGULARIDADES EN LOS AUTÓNOMOS SON MÁS FÁCILES DE DETECTAR

Daba la impresión de que Hacienda había centrado sus esfuerzos en luchar contra el fraude en pequeños contribuyentes, autónomos y pymes. Sin embargo, parece que el Plan de Control Tributario pretende mover la lupa hacia las grandes fortunas. Aún y así advierten que se seguirán vigilando las deducciones y las sociedades pantalla.

Hasta el momento parecía que Hacienda se estaba centrando demasiado en los ‘muchos pocos’ y no tanto en los ‘pocos muchos’. En otras palabras, que sus esfuerzos iban más bien dirigidos a los pequeños contribuyentes que a las grandes fortunas. Sin descartar que eso fuera así, lo que parece es que ahora “la lupa se moverá de los autónomos y pequeños negocios hacia las grandes fortunas y patrimonios, al menos, esa es la intención del Plan de Control Tributario que entró en vigor a principios de año” explicó Carlos Cruzado, presidente de los Técnicos de Hacienda (Gestha).

Cruzado explicó que, hasta ahora, los inspectores se habían centrado en los más pequeños porque “resulta mucho más fácil detectar sus irregularidades. La mayoría del fraude en autónomos y pymes, se revela casi siempre con solo cruzar información y datos. Lo que falta es centrarse en las rentas y operaciones no declaradas, en grandes patrimonios que necesitan de investigación exhaustiva y, por lo tanto, de mayor inversión” comentó Cruzado.

Para investigar a los más grandes hacen falta más recursos

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) consideran que el nuevo Plan de Control Tributario rompe “con el continuismo de los anteriores y empieza a centrarse en el fraude de las grandes empresas y patrimonios. No obstante, lamentan la “confusa delimitación de responsabilidades y la falta de plantilla, que impide concretar cómo y quiénes cumplirán con las directrices generales publicadas en el BOE”, entre las que destacan nuevas unidades como la de Control de Patrimonios Relevantes para vigilar a las grandes fortunas o también la implantación de medidas que palíen los riesgos derivados del Brexit.

Los técnicos se quejan de los pocos recursos y personal que se invierten en la lucha contra el fraude. “Cabe recordar que España cuenta con el doble de economía sumergida (representa el 22% del PIB) que países como Francia y el triple que Alemania y sin embargo, nuestro país destina la mitad de recursos que ellos a la lucha contra el fraude” comentó Cruzado

La intención de la administración es dedicar cada vez menos fondos a los más pequeños y más inversión para controlar a los grandes ” y ésto sólo puede hacerse con más recursos y mejorando el cumplimiento voluntario del pequeño contribuyente – al que ya se ha instado en varias ocasiones a través del envío de cartas- para, así, liberar efectivos centrados en autónomos y pymes y que éstos se destinen a fraudes mayores” comentó el presidente de los técnicos.

Lo cierto es que, al pequeño contribuyente, al autónomo y a la pyme, es más fácil tenerlo controlado. “Resulta más sencillo hacer paralelas, cruces, y alguna verificación de ingresos por ayudas. Lo complicado son los grandes rendimientos y operaciones no declaradas”. Que, al fin y al cabo, representan buena parte de la economía sumergida.

Cuidado con las sociedades pantalla y las deducciones

Los técnicos de Hacienda se muestran especialmente preocupados con la proliferación de ‘sociedades pantalla’ en los últimos años. Un fraude relativamente habitual en las pymes y que -insistió el presidente de los técnicos- es fácil de averiguar. “La utilización de sociedades sin actividad, o que tienen muy poca actividad se revela casi por si sola”.

Por otro lado, Cruzado recomendó a los autónomos tener especial cuidado con la deducción de sus gastos. No es ningún secreto que para deducir un gasto, éste tiene que estar ligado al negocio. Aun así, son muchos los autónomos que se deducen gastos sin ninguna relación con la actividad. “Vemos de todo: contribuyentes que se desgravan los gastos de sus vacaciones o de compras personales. Lo que tienen que saber los autónomos es que Hacienda no necesita un análisis pormenorizado para detectar estas irregularidades y gastos injustificables” explicó Cruzado.

“Hacienda tiene claro cuándo un gasto es deducible y cuándo no. También es cierto que, a veces, puede no estar claro para el contribuyente y por eso, hay cosas que mejorar en cuanto a la transparencia de los criterios de deducibilidad” explicó el portavoz de Gestha. De hecho, aseguró, que ya llevan tiempo trabajando en ello.

Ejemplo de esto es una de las novedades que se incluyeron en la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo y que vino a aclarar qué gastos podían deducirse los autónomos que desarrollen su actividad económica en su domicilio particular. No sólo eso, el presidente de los técnicos insistió en que se están facilitando las cosas en todos los sentidos, incluso a la hora de presentar las facturas.

Tras una sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, se ha abierto la posibilidad de que la Agencia Tributaria acepte la justificación de un gasto mediante tiques y no necesariamente mediante factura. El presidente de los técnicos de Hacienda explicó que el abono de estos pagos con tarjeta no sólo reduciría el fraude de las facturas ya que las transacciones quedan reflejadas en un apunte del banco con los datos de ambas partes, sino que también descendería considerablemente la “presión fiscal. Y es que, ésta no es sólo económica, también implica las trabas administrativas que -con esta novedad -podrían ir desapareciendo. “Desde Hacienda se está trabajando en este sentido” apuntó Cruzado

De cada euro invertido en lucha contra el fraude se recuperan 10,6 

En el marco de la presentación de resultados y de las cuentas anuales de la AEAT, el sindicato de técnicos explicó que Hacienda recaudó en 2018, 10,64 euros por cada uno invertido en la lucha contra el fraude. En concreto, tal y como anunciaron desde Hacienda, se obtuvieron 15.089 millones de euros de la lucha contra el fraude y para ello, se gastaron 1.419 millones de euros en costes de funcionamiento.

Gentileza de las Asesorías

El arrendamiento del trastero de forma independiente de la vivienda está sujeto a IVA

En la consulta vinculante V1333-19 se pregunta a la Dirección General de Tributos (DGT) si el arrendamiento de un local que se utiliza como trastero, sin ejercer actividad económica alguna, se encuentra sujeto a IVA.

Explica la DGT que, el arrendamiento de un inmueble, cuando se destine para su uso exclusivo como vivienda, estará sujeto y exento del Impuesto sobre el Valor Añadido, siempre y cuando no se trate de alguno de los supuestos excluidos de la exención contemplados en el artículo 20 de la LIVA.

En otro caso, el arrendamiento estará sujeto y no exento del IVA. Esto ocurre cuando se trate de arrendamientos de viviendas que sean utilizadas por el arrendatario para otros usos, tales como oficinas o despachos profesionales.

Respecto a los contratos de arrendamiento de trasteros, habrá que diferenciar según se arrienden o no conjunta y simultáneamente con edificios o partes de los mismos destinados exclusivamente a viviendas.

Por lo tanto, la DGT entiende que los los arrendamientos de garajes y anexos, entre los que se encuentran los trasteros, estarán exentos del Impuesto sobre el Valor Añadido cuando sean accesorios a viviendas que, igualmente, se cedan en arrendamiento y éste resulte exento. En caso contrario, el arrendamiento de los garajes y trasteros no resultará exento.

En el caso de objeto de la consulta, dado que se trata de un arrendamiento únicamente del trastero, es decir, al margen de un inmueble que estuviera destinado a vivienda, el mismo se encuentra sujeto y no exento del Impuesto sobre el Valor Añadido, debiendo tributar al tipo impositivo general del 21%.

Fuente: Las Asesorias