Ampliación de Prestación por Cese de Actividad para Autónomos

¿Quiénes pueden solicitarla?

Los que vinieran percibiendo hasta el 30 de junio la prestación extraordinaria por Cese de Actividad del art. 17 del RDL. 8/2020 podrán solicitar la prestación por cese de actividad prevista en el art. 327 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS).

¿Con qué requisitos?

  • Estar en situación de alta en el Régimen Especial.
  • Tener cubierto un periodo mínimo de 12 meses de cotización por Cese de Actividad continuado e inmediatamente anterior al 1 de julio de 2020 y que dichas cotizaciones no hayan sido ya computadas para el reconocimiento de un derecho anterior de la misma naturaleza.
  • No haber cumplido la edad ordinaria para causar derecho a la pensión contributiva de jubilación o, aun teniendo dicha edad, no tener acreditado el período de cotización requerido para acceder a la jubilación.
  • Estar al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social correspondientes al Régimen Especial o contar con una resolución de la TGSS -previa- sobre aplazamiento de cuotas adeudadas.
  • Al tiempo de solicitar la prestación, deberá cumplir con todas las obligaciones laborales y de Seguridad Social que tenga asumidas en relación a los trabajadores a su cargo, en el caso de tenerlos.

Adicionalmente, tendrán que acreditar una reducción de los ingresos del 75% en el tercer trimestre de 2020 en relación al mismo periodo del año 2019, siempre que además se cumpla con no haber obtenido durante el tercer trimestre de 2020, unos rendimientos netos superiores a 5.818,75 € . Para determinar el derecho a la prestación mensual se prorratearán los rendimientos netos del trimestre, no pudiendo exceder de 1.939,58 € mensuales.

En el supuesto de cesar definitivamente en la actividad con anterioridad al 30 de septiembre de 2020, el límite de los 5.818,75 € se tomará de manera proporcional al tiempo de la duración de la actividad (computándose en su integridad el mes en que se produzca la baja en el régimen especial).

¿Cuándo solicitarla y qué efectos tendrá?

La prestación podrá solicitarse desde el 1 de julio de 2020 hasta el 29 de septiembre de 2020 y según la fecha en que se presente tendrá los siguientes efectos:

  • Efecto de 1 de julio 2020 si se solicita antes del 15 de julio.
  • O con efecto desde el día siguiente a la solicitud si se solicita posteriormente.

¿Durante cuánto tiempo se percibirá?

Esta prestación podrá percibirse como máximo hasta el 30 de septiembre de 2020. A partir de esta fecha solo se podrá continuar percibiendo si concurren todos los requisitos del art. 338 de la LGSS, para lo cual deberá presentarse una nueva solicitud ante la mutua.

¿Cómo afectará a la cotización?

El autónomo durante el tiempo que esté percibiendo la prestación, deberá ingresar en la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) la totalidad de las cotizaciones. La Mutua abonará al trabajador junto con la prestación por cese de actividad, el importe de las cotizaciones por contingencias comunes que le hubiera correspondido ingresar, de encontrarse el autónomo sin desarrollar actividad alguna.
 

¿Cuándo se extinguirá la prestación?

El 30 de septiembre de 2020, salvo que previamente a esa fecha se curse la baja en el régimen especial.

Así es la nueva prestación por cese de actividad para autónomos

Las medidas que han visto la luz incluyen una prórroga de la exención de las cuotas de la Seguridad Social, no se pagará la cuota de julio y tendrá una exención del 50% en agosto y del 25% en septiembre. Los futuros beneficiarios podrán solicitar la prestación siempre que acrediten el cierre total del negocio o una reducción de la factura del 75% del tercer trimestre de este año en comparación con el mismo trimestre del año anterior. Para ello, no se necesitará esperar a que termine el trimestre, sino que podrán solicitar la prestación ordinaria cuando estimen que cumplen los requisitos y acreditarlos documentalmente una vez finalice el trimestre. Además, se incluye una prestación para los autónomos de temporada, los que tienen actividad de julio a septiembre, que se homologa a la que desde el inicio del estado de alarma tuvieron los autónomos.

En conjunto, el nuevo decreto ley mantiene las siguientes líneas fundamentales:

1. Exoneración de las cuotas de autónomos, serán del 100% en el mes de julio, del 50% en agosto y del 25% en septiembre. La exención en la cotización de los meses de julio, agosto y septiembre se mantendrá durante los períodos en los que los trabajadores perciban prestaciones por incapacidad temporal o cualesquiera otros subsidios siempre que se mantenga la obligación de cotizar.

2. El acceso a esta prestación por cese de actividad exigirá acreditar el cierre del negocio, una reducción en la facturación durante el tercer trimestre del año 2020 de al menos el 75% en relación con el mismo periodo del año 2019, así como no haber obtenido durante esos mismos periodos unos rendimientos netos superiores a 5.818,75 euros al trimestre. Para determinar el derecho a la prestación mensual se prorratearán los rendimientos netos del trimestre, no pudiendo exceder de 1.939,58 euros mensuales. Quedarán fuera los que hubieran obtenido durante ese mismo periodo unos rendimientos netos superiores a 5.818,75 euros al trimestre.

3. También recoge que los beneficiarios de la prestación extraordinaria podrán solicitar la prestación ordinaria por cese de actividad, siempre que acrediten una reducción de la factura del 75% del tercer trimestre de este año en comparación con el mismo trimestre del año anterior. Para ello, no se necesitará esperar a que termine el trimestre, sino que podrán solicitar la prestación ordinaria cuando estimen que cumplen los requisitos y acreditarlos documentalmente una vez finalice el trimestre.

4. En el caso de los trabajadores autónomos que tengan uno o más trabajadores a su cargo, deberá acreditarse el cumplimiento de todas las obligaciones laborales y de Seguridad Social que tengan asumidas. Para ello emitirán una declaración responsable, pudiendo ser requeridos por las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social o por la entidad gestora para que aporten los documentos precisos que acrediten este extremo.https://tpc.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

5. La prestación por cese de actividad podrá percibirse como máximo hasta el 30 de septiembre de 2020, siempre que el trabajador tenga derecho a ella en los términos fijados en el artículo 338 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social. A partir de esta fecha, solo se podrá continuar percibiendo esta prestación de cese de actividad si concurren todos los requisitos del artículo 330 de la Ley General de la Seguridad Social.

6. El reconocimiento a la prestación se llevará a cabo por las mutuas colaboradoras o el Instituto Social de la Marina con carácter provisional con efectos de 1 de julio de 2020 si se solicita antes del 15 de julio, o con efecto desde el día siguiente a la solicitud en otro caso, debiendo ser regularizada a partir del 31 de enero de 2021. partir del 21 de octubre de 2020 y del 1 de febrero de 2021, las mutuas, siempre que tengan el consentimiento de los interesados otorgado en la solicitud, o el Instituto Social de la Marina recabarán del Ministerio de Hacienda los datos tributarios de los ejercicios 2019 y 2020 necesarios para el seguimiento y control de las prestaciones reconocidas.

7. El trabajador autónomo, durante el tiempo que esté percibiendo la prestación, deberá ingresar en la Tesorería General de la Seguridad Social la totalidad de las cotizaciones aplicando los tipos vigentes a la base de cotización correspondiente.

8. La mutua colaboradora o, en su caso, el Instituto Social de la Marina, abonará al trabajador junto con la prestación por cese en la actividad, el importe de las cotizaciones por contingencias comunes que le hubiera correspondido ingresar de encontrarse el trabajador autónomo sin desarrollar actividad alguna, en aplicación de lo dispuesto en el artículo 329 del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social

9. Se prevé la posibilidad de compatibilizar la prestación de cese de actividad prevista en la Ley General de la Seguridad Social con el trabajo por cuenta propia siempre que se cumpla con unos requisitos, medida que está destinada a garantizar unos ingresos que ayuden al trabajador autónomo a mantener la actividad. La base de cotización que se tendrá en cuenta a efectos de la determinación de la exención será la base de cotización que tuviera en junio de 2020.

10. En los supuestos de cese definitivo en la actividad con anterioridad al 30 de septiembre de 2020, los límites de los requisitos fijados en este apartado se tomarán de manera proporcional al tiempo de la duración de la actividad, a estos efecto el cálculo se hará computándose en su integridad el mes en que se produzca la baja en el régimen de Seguridad Social en el que estuviera encuadrado.

11. El Gobierno reconoce una nueva prestación para los trabajadores fijos discontinuos -los de temporada con ingresos estacionales-, que en los últimos meses no se habían dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y quedaron fuera de las ayudas durante el estado de alarma.

12. Serán requisitos para causar derecho a la prestación: haber estado de alta y cotizado en el RETA o en el Régimen Especial de Trabajadores del Mar como trabajador por cuenta propia durante al menos cinco meses en el periodo comprendido entre marzo y octubre, de cada uno de los años 2018 y 2019; no haber estado de alta o asimilado al alta durante el periodo comprendido entre el 1 de marzo de 2018 y el 1 marzo de 2020 en el régimen de Seguridad Social correspondiente como trabajador por cuenta ajena más de 120 días; no haber desarrollado actividad ni haber estado dado de alta o asimilado al alta durante los meses de marzo a junio de 2020; no haber percibido prestación alguna del sistema de Seguridad Social durante los meses de enero a junio de 2020, salvo que la misma fuera compatible con el ejercicio de una actividad como trabajador autónomo; no haber obtenido durante el año 2020 unos ingresos que superen los 4.987,50 euros; hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social.

13. Si no se cumpliera este requisito, el órgano gestor invitará al pago al trabajador autónomo para que en el plazo improrrogable de treinta días naturales ingrese las cuotas debidas. La regularización del descubierto producirá plenos efectos para la adquisición del derecho a la protección.

14. La cuantía de la prestación regulada para los trabajadores fijos discontinuos será el equivalente al 70% de la base mínima de cotización que corresponda por la actividad desempeñada en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o, en su caso, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar. Esta prestación extraordinaria podrá comenzar a devengarse con efectos de 1 de junio de 2020 y tendrá una duración máxima de 4 meses, siempre que la solicitud se presente dentro de los primeros quince días naturales de julio. En caso contrario los efectos quedan fijados al día siguiente de la presentación de la solicitud. Durante la percepción de la prestación no existirá obligación de cotizar, permaneciendo el trabajador en situación de alta o asimilada al alta en el régimen de Seguridad Social correspondiente.

15. Los socios trabajadores de las cooperativas de trabajo asociado que hayan optado por su encuadramiento como trabajadores por cuenta propia en el régimen especial que corresponda tendrán derecho igualmente a esta prestación extraordinaria, siempre que reúnan los requisitos establecidos en este artículo.

16. A partir del 31 de enero de 2021 las mutuas procederán a revisar todas las resoluciones provisionales adoptadas y a reclamar los pagos que se hayan hecho indebidamente o no puedan justificarse.

Gentileza del diario La Razón

Qué se puede hacer en la llamada nueva normalidad

Para empezar, se podrán retomar todas las actividades de la vida diaria y de ocio que quedaron en suspenso cuando comenzó en estado de alarma, pero con dos requisitos fundamentales: usar mascarilla y respetar una distancia de seguridad entre personas de 1,5 metros. A quienes no los cumplan pueden sancionarles con multas de hasta 100 euros.

En cuanto al uso de las mascarillas, el decreto ley aprobado la semana pasada en el Consejo de Ministros establece que en la nueva normalidad deberán utilizarlas las personas mayores de seis años en cualquier espacio abierto o cerrado siempre y cuando no se pueda mantener la distancia interpersonal de 1,5 metros. Su uso será obligatorio si viajamos en avión, tren, barco o autobús, y también en el transporte público y en vehículos privados de hasta nueve plazas, incluido el conductor, si los viajeros no comparten el mismo domicilio.

La movilidad estará permitida por todo el territorio nacional y se podrá viajar entre provincias y comunidades autónomas de forma libre y sin restricción alguna. Ante la posibilidad de que se den rebrotes, se llevará un registro de personas que viajen en transporte público de competencia estatal, también marítimo, y los listados se conservarán por espacio de cuatro semanas.

En la nueva normalidad, cada administración sanitaria compartirá y garantizará la adopción de medidas de prevención, higiene y organización por el bien de los pacientes y trabajadores de los centros sanitarios. También deberán asegurar la disponibilidad de material de protección, limpieza y desinfección de los espacios, y el mantenimiento de las instalaciones y material de trabajo.

Algo parecido sucederá en las residencias, donde la autoridad competente deberá vigilar que se cumplen las normas de higiene, desinfección y prevención de las instalaciones, así como garantizar la disponibilidad de equipos de protección. También deberá asegurarse la coordinación entre las administraciones sanitarias de la comunidad autónoma y los centros de personas mayores, personas con discapacidad y centros de acogida y pisos tutelados para víctimas de violencia machista y otras formas de violencia contra la mujer.

En el ámbito laboral, seguirá la vuelta progresiva al trabajo presencial pero manteniendo una distancia personal de 1,5 metros entre empleados. Se deberán mantener las medidas de higiene y desinfección, y facilitar agua, jabón y geles desinfectantes a los trabajadores.

Los centros educativos volverán a la actividad en septiembre y cada comunidad autónoma tendrá la libertad de adoptar las coordenadas y medidas para un correcto regreso a las aulas. Las únicas normas generales que recoge el real decreto es que se debe garantizar la distancia de 1,5 metros entre personas y evitar las aglomeraciones. A partir de ahí, cada administración autonómica adoptará y comunicará las medidas concretas.

Los comercios volverán a una actividad de pleno rendimiento y deberán asegurar la distancia interpersonal de 1,5 metros entre clientes y empleados, así como evitar las aglomeraciones. Ambas medidas también se aplicarán a las zonas comunes y recreativas de los establecimientos y alojamientos turísticos y en los locales de hostelería, tanto en el interior como en las terrazas. Si en los bares y restaurantes no es posible respetar la distancia de seguridad, el local deberá adoptar medidas de higiene complementarias.

Evitar aglomeraciones y mantener la distancia de 1,5 metros entre personas serán fundamentales también en actividades recreativas y culturales tales como visitar museos, bibliotecas o monumentos o acudir a un espectáculo público. En la temporada estival, las piscinas al aire libre establecerán medidas de seguridad para asegurar un uso correcto y garantizar el cumplimiento de los requisitos sanitarios y de higiene.

Por último, podremos volver a hacer deporte pero habrá también medidas concretas relativas al aforo, la desinfección y acondicionamiento de las instalaciones, la garantía de una distancia personal de 1,5 metros y evitar aglomeraciones. Además, “cuando no sea posible mantener dicha distancia de seguridad, se observarán las medidas de higiene adecuadas para prevenir los riesgos de contagio”, indicaba el Boletín Oficial del Estado el pasado miércoles 10 de junio.

Fase 2: qué se puede hacer en la segunda fase de la desescalada en España

La Fase 2 de la desescalada en España recoge entre sus medidas la eliminación de las franjas horarias, la ampliación del número de personas que pueden reunirse, la visita a familiares en residencias o la apertura de playas y piscinas.

Madrid se incorpora este lunes a la Fase 2 del plan de desescalada en España, un nuevo paso hacia la llamada “nueva normalidad” con más apertura en las medidas de confinamiento.

Entre las principales novedades que recoge la Fase 2 está la eliminación de las franjas horarias, la ampliación del número de personas que pueden reunirse, la visita a familiares en residencias o la apertura de playas y piscinas. Las detallamos.

¿Por dónde puedo moverme?

Esto se mantiene igual que en la Fase 1. La movilidad de las personas para realizar las actividades permitidas está circunscrita exclusivamente a la unidad territorial (provincia, isla o región sanitaria) y sin limitación de horario.

Se puede salir del municipio a comprar o a ver a familiares y amigos, incluso a ir muy lejos del domicilio para hacerlo, pero siempre dentro de la misma provincia o isla. La excepción aquí es el País Vasco, que tiene reconocido un permiso especial para que ciudadanos de municipios limítrofes de otras provincias puedan moverse entre ellas.

¿Puedo salir de la provincia?

Todavía no. Como anunció el Gobierno, la movilidad entre provincias llegará a partir del 21 de junio, cuando finalice el estado de alarma y se entre en la nueva normalidad.

Sin franjas horarias, excepto para mayores

La Fase 2 elimina los horarios para pasear o hacer deporte. Se podrán realizar ambos a cualquier hora del día, excepto en las franjas reservadas para mayores y personas vulnerables. Esto es, de 10.00 a 12.00 y de 19.00 a 20.00 horas.

Las comunidades autónomas pueden modificar estos horarios y algunas tienen pensado hacerlo por culpa del calor.

Reuniones de hasta 15 personas

Los grupos permitidos pasan de 10 a 15 personas en esta fase. Ya sea en domicilios, en los bares y restaurantes, o en zonas abiertas. También se pueden dar paseos o hacer deporte en grupos de hasta 15 personas.

Visitas a familiares en residencias

El Gobierno permite a las comunidades autónomas autorizar las visitas en la Fase 2 a centros de discapacitados, viviendas tuteladas y residencias de mayores. Las comunidades deberán regular la manera en que se deben realizar.

Bares y restaurantes

Aquí hay cambios importantes. Si hasta ahora sólo estaban abiertas las terrazas, ahora la gran novedad es que ya se podrá consumir dentro de los locales de los bares y restaurantes pero respetando un aforo máximo del 40%, que podrá ser aumentado por las comunidades autónomas hasta el 50%.

Todavía hay que olvidarse de tapear o tomar cañas en las barras porque es obligatorio estar sentando en una o varias mesas. Y éstas tienen que asegurar una distancia de dos metros entre los clientes de otras. Todavía está prohibido el uso de cartas de menú, servilleteros o convoys de aceite y vinagre. Las terrazas mantienen la norma del 50% de su aforo.

Apertura de las playas

Como forma de impulsar el turismo, en Fase 2 se flexibiliza mucha el uso de las playas, que quedan abiertas a las actividades de ocio. Las limitaciones son las genéricas de mantener distancias prudenciales y usar métodos de protección si no es posible. Se autorizan los grupos de hasta 15 personas; la utilización de duchas, lavapiés y vestuarios, y la apertura de los chiringuitos, que se regirán por lo establecido para bares y restaurantes. El establecimiento de turnos, parcelaciones o aforos quedará en manos de los ayuntamientos.

Apertura de piscinas

La apertura de la piscinas recreativas al aire libre llega también en la Fase 2, lo mismo que con las de uso deportivo, incluidas las cubiertas. Se podrán abrir al público con cita previa y un aforo máximo del 30% o el que permita cumplir con la distancia de seguridad. Se organizarán turnos horarios, fuera de los cuales no se podrá permanecer en la instalación. La limpieza debe llevarse a cabo, al menos, tres veces al día y no se podrá hacer uso de las duchas de los vestuarios.

Abren grandes tiendas y centros comerciales

En la fase 2 reabren los grandes centros comerciales, aunque con una limitación de aforo del 40%, que es también efectiva si éste cuenta con varias plantas. Los clientes no pueden hacer uso de las zonas comunes nada más que para transitar, por lo que está prohibido utilizar los bancos o zonas de recreo para niños.

Cabe recordar que se tienen que garantizar los dos metros entre clientes y si el comercio en cuestión no puede, pues sólo puede acceder una sola persona.

Los hoteles abren las zonas comunes

Todavía no se puede ir a hoteles de otras provincias ni de otras comunidades autónomas pero sí que desde la Fase 1 se puede hacer en la propia provincia o isla. El cambio de fase permite reabrir las zonas comunes de los hoteles con limitación de un tercio del aforo, excepto las áreas de hostelería del propio hotel, que seguirán las normas para los restaurantes, es decir, un 40%. Para las piscinas y spas el establecimiento determinará las directrices de uso.

Turismo y actividades de naturaleza

Aumenta el número de personas que pueden disfrutar del turismo y actividades de naturaleza. Los grupos pueden ser ya de hasta 20 personas. Además, podrán abrir los parques naturales con un aforo de hasta el 20% y los teleféricos con un aforo del 50%.

Cines, teatros y monumentos

Los cines, teatros y auditorios reabren con un tercio de su aforo y butacas preasignadas.

También se empezará a permitir las visitas a monumentos. En los recintos religiosos como iglesias, catedrales o monasterios se establecerán recorridos obligatorios para ordenar la circulación de personas.

Celebración de bodas con invitados

Las bodas ya podrán contar con invitados. Están permitidas en todo tipo de instalaciones pero hay que tener en cuenta que el número máximo de personas tiene que ser 100 en espacios abiertos y 50 en espacios cerrados. Los invitados no pueden desplazarse entre provincias.

Lugares de culto como las Iglesias

El aforo máximo en iglesias, sinagogas o mezquitas para esta fase es aumenta a un 50% pero se insisten en las medidas de seguridad e higiene en estos espacios cerrados.

Velatorios, entierros y cremaciones

El límite máximo crece hasta las 25 personas en espacios al aire libre y 15 personas en espacios cerrados, sean o no convivientes.

Academias y autoescuelas

La fase 2 recoge la apertura de los centros educativos y de formación extraescolares. Se incluyen se forma específica en el plan del Gobierno las academias y las autoescuelas.

Gimnasios y centros deportivos

En la fase 2 se abren las instalaciones deportivas cubiertas y las piscinas, ambas a un 30% del aforo y con cita previa. Se permite el uso de los vestuarios y solo se podrá entrenar de forma individual o en parejas si el deporte no exige contacto.

Deporte profesional

Los equipos profesionales de la Liga de fútbol y de otros deportes podrán entrenar de una manera “total” pero todavía hay restricciones, puesto que los trabajos en grupo tendrán un máximo de 14 personas. Esto impide en el caso del fútbol partidillos de entrenamiento de 11 contra 11.

Congresos, reuniones de negocio y conferencias

Se pueden celebrar congresos, encuentros, reuniones de negocio y conferencias con un máximo de 50 personas. Esto conlleva la reapertura de pabellones de congresos, salas conferencias o multiusos.

Ingreso mínimo vital: requisitos para solicitarla y cuantía de la ayuda

El Gobierno ha aprobado la renta o ingreso mínimo vital que se podrá pedir desde el 15 de junio.

El Gobierno ha aprobado en su Consejo de Ministros extraordinario la renta o ingreso mínimo vital (IMV). La prestación aspira a llegar a 850.000 familias en situación de pobreza extrema y su cuantía oscilará entre los 461,5 euros y los 1.015 euros, por hogar. La renta se podrá pedir desde el 15 de junio y se le dará de manera retroactiva -con efectos a 1 de junio- a todos los que la pidan antes del 15 de septiembre.

¿Qué es el ingreso mínimo vital?

El Ingreso Mínimo Vital es una renta básica dirigida a los hogares en una situación de “pobreza severa” y que corre a cargo de la Seguridad Social. En España hay 1,1 millones de hogares con todos sus miembros en paro, y casi 600.000 que no tienen ningún tipo de ingreso, según la Encuesta de Población Activa. Por lo que, la renta mínima vital está destinada a las familias más vulnerables que no dispongan de recursos.

¿Quién puede solicitar el ingreso mínimo vital?

Las personas que tienen derecho a solicitarla deben tener entre 23 y 65 años (o hasta los 18 años si es con hijos a cargo) y que tengan unas rentas que oscilen como máximo entre los 5.538 y los 12.184 euros. Para dicho cálculo, la Seguridad Social tendrá en cuenta los ingresos que anualmente percibe la persona que lo solicita y si esta tiene algún patrimonio, excluyendo la vivienda habitual y restando las deudas pendientes de pago. Para determinar los ingresos del solicitante, la Seguridad Social tendrá en cuenta los ingresos declarados en el año anterior o estableciendo una media de los meses del año presente, para no excluir a aquellos solicitantes que hayan perdido sus ingresos ante eventualidades como la actual pandemia.

Ingreso mínimo vital, ¿cuál es la cuantía?

La cuantía de la renta mínima oscila entre los 461,5 euros para un adulto y los 1.015 euros para hogares de cinco miembros dos adultos con tres hijos o tres adultos y dos niños. La cuantía inicial se amplía en 139 euros por persona adicional. En el caso de las familias monoparentales se les garantiza una renta de entre 700 y 977 euros, dependiendo del número de hijos. Estos hogares tienen un complemento de 100 euros.

¿Puedo trabajar y cobrar la renta mínima?

Sí, el empleo es compatible con el ingreso mínimo vital durante un tiempo, pero el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social aún no ha detallado los plazos. Pablo Iglesias ha especificado que la prestación no disminuirá en la misma cuantía que el salario para no desincentivar la inserción laboral y evitar la “trampa de la pobreza” (elegir entre aceptar un empleo o cobrar una prestación). La ayuda va ligada a la búsqueda activa de trabajo.

¿Cómo se cobrará el ingreso mínimo vital?

El cobro se abonará de forma mensual en 12 pagas mediante una transferencia bancaria. Todas las solicitudes que se cursen desde el 15 de junio hasta el 15 de septiembre se cobrarán con carácter retroactivo desde el 1 de junio.

Propuesta de nueva tarifa plana para autónomos por coronavirus

Llevan al Congreso una proposición no de Ley que permitiría acceder a esta prestación, con bonificaciones sobre las cuotas durante doce meses.

Un año completo de tarifa plana para aquellos trabajadores autónomos que hayan tenido que acceder al cese de actividad debido al Covid-19. Eso es lo que pide Ciudadanos para facilitar a estos trabajadores la reflotación de sus negocios.

La propuesta del partido liderado por Inés Arrimadas contempla que los trabajadores autónomos que coticen por la base mínima y que puedan acogerse a esta medida solo deban abonar 60 euros al mes, mientras que aquellos que coticen por una base más elevada, tendrían una bonificación del 80% de la base de cotización.

La medida propuesta en una proposición no de ley tendría una duración de 12 meses y comenzaría a contar desde la fecha en la que finalice la concesión de la prestación por cese de actividad.

Ampliar el cese por actividad

Aparte, Ciudadanos recoge en la propuesta que exista una desvinculación del cese extraordinario de actividad con respecto al estado de alarma, de manera que la prestación se pueda extender hasta el 30 de junio.

Se trata de una manera, detallan desde la formación naranja, de proteger a aquellos profesionales afectados por la situación. Es más, piden que se tenga en cuenta sobre todo a sectores como el turismo o la hostelería, dos de los más afectados y que en sus casos se pueda ampliar más la prestación.

El motivo de la propuesta se debe a la falta de liquidez y la imposibilidad de estos trabajadores de poder sacar adelante su negocio. Ciudadanos ha planteado esta propuesta para su debate en Pleno en el Congreso de los Diputados recordando que el estado de alarma ha obligado a muchos autónomos a echar el cierre en sus negocios y a solicitar la prestación por cese de actividad.

Gentileza de Cinco Días.

La Agencia Tributaria reabrirá progresivamente sus oficinas a partir de mañana para zonas que se encuentren en Fase 2, pero no para la Renta

Atenderán de forma presencial con cita previa.

Novedades en Hacienda. Las oficinas de la Agencia Tributaria volverán a estar abiertas a partir de este martes, 26 de mayo, con cita previa, “para la atención presencial de determinados servicios”, entre los que no se encuentra por la ahora la presentación de la declaración de la Renta, según informa hoy en su web la Agencia Tributaria. Puntualiza que la reapertura será progresiva y solo en aquellas zonas que se encuentren en la fase 2 del proceso de desescalada establecido por las autoridades sanitarias.

Desde la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo debido a la crisis sanitaria del Covid-19, las oficinas de la AEAT han permanecido cerradas al público ante las restricciones de movilidad por el confinamiento. El cierre temporal para la atención presencial por la pandemia coincidió con el inicio el pasado 1 de abril de la campaña de la declaración de la Renta correspondiente al ejercicio 2019, que el Gobierno decidió mantener pese a la excepcionalidad de la situación en España. Casi dos meses después, arranca la reapertura de las oficinas, que se hará de forma progresiva, pero no para la presentación de la declaración de la Renta, al menos por ahora.

Según detalla Hacienda, por el momento, en esta fase “los servicios de atención al público que se prestarán en las oficinas únicamente serán aquellos que, además de ser considerados esenciales, son los que se pueden atender por volumen de afluencia de público en el momento sanitario actual”.

En concreto, estos servicios son, en el ámbito sanitario, los referidos al registro, acreditación para obtener firma electrónica de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) para personas físicas y jurídicas o registro de apoderamientos. También se contempla la casilla IRPF para obtención de referencia y Cl@ave PIN, certificados tributarios, la presentación de los modelos 05 y 06 del impuesto de matriculación, gestión censal, registro de operadores intracomunitarios y la obtención de NIF provisional.

En el ámbito de Aduanas e Impuestos Especiales, los servicios que se prestarán son registro, entrega de marcas fiscales, presentación y entrega de avales (normativa aduanera e Impuestos Especiales), expedición de certificados de origen, expedientes de contrabando, abandono o destrucción e Intrastat (declaraciones de carácter estadístico).

El organismo tributario añade que estos servicios, “únicamente se prestarán con cita previa en las oficinas en las que se pueda cumplir con los requisitos sanitarios exigibles”.

Desde hoy, 25 de mayo, es posible solicitar la cita previa para la atención presencial a través de las vías habituales: Por teléfono, llamando a los números 901 200 351 o 91 290 13 40 en horario de lunes a viernes de 9 a 19 horas, si bien Hacienda remarca que estos teléfonos no son válidos para pedir cita para la campaña de Renta 2019. También se puede solicitar cita previa por Internet y a través de la app de la Agencia Tributaria.

Hacienda indica que la confección presencial de declaraciones de IRPF sigue suspendida y supeditada a la evolución de las circunstancias sanitarias.

Así, de momento, los contribuyentes tendrán que seguir presentando la declaración por Internet o por teléfono. Ante el cierre de las oficinas, Hacienda, que en todo momento ha mantenido los plazos de la campaña, reforzó la atención telefónica para atender a aquellos ciudadanos que preferían utilizar este canal para la confección de su declaración. El último día es el 30 de junio.

España inició la desescalada hacia la llamada nueva normalidad el pasado 4 de mayo después de 50 días de confinamiento. Desde hoy, todo el país se encuentra en fase 2, a exepción de Madrid, la mayor parte de Cataluña, Castilla y León, la Comunidad Valenciana, Granada y Málaga, que se encuentran en fase 1. En estos territorios, los contribuyentes tendrán que esperar a pasar a la fase 2 para poder ir a las oficinas de Hacienda de forma presencial.

Debido este año a la atípica campaña de la Renta 2019, desde el 1 de abril y hasta el momento más de 262.000 declaraciones se han presentado a través de la App de la Agencia Tributaria, un 31% más que el año pasado. La atención telefónica personalizada con cita previa está activa desde el pasado 7 de mayo.

Gentileza de Cinco Días

El 60% de los autónomos ya desarrolla su actividad, según ATA

Seis de cada diez autónomos, el 59,9% del total de España, está ya desarrollando su actividad tras el parón obligado por la pandemia del Covid-19, en un contexto en el que el país se encuentra en un modelo de desescalada a tres velocidades, con el grueso de las regiones en fase 1, según la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), que también resalta que en ese porcentaje está incluido el 22% de las actividades que no han parado durante estos dos meses.

“La incorporación a esta nueva realidad ha ido sucediéndose poco a poco y de manera desigual en el territorio español. Muchos autónomos abrirán hoy por primera vez tras dos meses de parón. Se puede decir que se ha incorporado casi la mitad de los que habían parado”, asegura Lorenzo Amor, presidente de ATA.

Asimismo, hay que tener en cuenta que los comercios de las comunidades que siguen en fase 0 (Madrid, Barcelona y amplias zonas urbanas de Castilla y León) también experimentan a partir de hoy un alivio de las restricciones, con la posibilidad de abrir sin cita previa. Además, todas las tiendas podrán finalmente hacer rebajas, siempre que no se generen aglomeraciones. Las islas de La Graciosa, Hierro, La Gomera y Formentera son las únicas áreas que se encuentran en la fase 2 del Plan.

En la fase 1, en la que se encuentran desde este lunes 14 autonomías, pueden abrir todos los locales comerciales siempre que tengan una superficie inferior a 400 metros cuadrados o acoten esa zona a dicha superficie, según la orden publicada el sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Esta última era una de las grandes reclamaciones de cadenas como Inditex, Mango o H&M, ya que veían muy limitada la posibilidad de abrir sus tiendas al contar todas con grandes superficies.

La mitad de los autónomos del sector comercio está activo

ATA asegura que la mitad del comercio en España ha abierto sus negocios, con un 55,6% de autónomos que afirman haber vuelto a la actividad, pero que existe una gran diferencia entre los sectores que se encuentran activos desde el comienzo de la crisis y los que acaban de reactivarse.

Así, los ámbitos que más autónomos aglutinan ejerciendo su actividad son agricultura (88,9%), actividades administrativas (87,7%), industria (82,3%), transporte (78,3%), actividades sanitarias (76,6%), actividades financieras y seguros (76,5%), construcción (72,2%), actividades profesionales (70,7%) e información y comunicación (70,1%).

Sin embargo, en el lado contrario se encuentra la hostelería (sólo trabajan un 22,5%), actividades artísticas (un 24,2% en actividad), actividades inmobiliarias (un 39,7%). La educación ha sido el sector más castigado: sólo un 13,5% asegura que ha retomado su actividad.

Lorenzo Amor ha destacado que se espera que “a lo largo de la semana la incorporación sea mayor en sectores como la hostelería en la que por ahora sólo han abierto sus negocios uno de cada cinco”, añadiendo que “indudablemente habrá sectores que les será más rentable tener cerrado que abierto ante las restricciones sanitarias y otros que no puedan abrir porque su actividad pueda verse afectada aun ante las restricciones”. Asimismo, Amor cree que ya a partir de la próxima semana, cuando muchas provincias avancen a la fase 2 y otras como Madrid a la fase 1, la reactivación de los negocios será mucho mayor.

 

La Seguridad Social ya devuelve a los autónomos la cuota de entre el 13 y el 31 de marzo

  • Hasta 65.000 trabajadores afectados por la pandemia reciben el ingreso
  • UPTA reclama una prestación para los trabajadores por cuenta propia estacionales

La Seguridad Social comenzó a devolver este jueves la parte de la cuota cobrada a los trabajadores autónomos correspondiente al periodo transcurrido entre los días 13 y 31 de marzo. Era uno de los compromisos que el ministro José Luis Escrivá adoptó con el colectivo y ya se está haciendo efectivo el ingreso de estas cuantías a los empleados por cuenta ajena.

Concretamente, el organismo encargado de pagar las pensiones en nuestro país ha devuelto ya las cotizaciones sociales abonadas del 14 al 31 de marzo por 65.000 autónomos que reciben la prestación extraordinaria por cese de actividad al quedar afectados por las medidas aplicadas en la crisis del COVID-19 de confinamiento y frenazo de la actividad económica.

Según explica el Ministerio de Seguridad Social en su cuenta de Twitter, en los próximos días se completará el abono de las cuantías correspondientes a ese periodo y los intereses de demora a todos los autónomos que pagaron esta cuota y tienen reconocida la prestación extraordinaria, que implica la exoneración de la misma.

En total, 1,18 millones de trabajadores por cuenta propia perciben esta prestación extraordinaria y representan al 7% del total de afiliados a la Seguridad Social. La cuantía mínima de la prestación asciende a 661 euros, a lo que se suma la exoneración temporal de la cuota a la Seguridad Social, de forma que el beneficio económico asciende a 950 euros.

Subsidio para autónomos temporales

En este sentido, sobre la duranción de las ayudas impulsadas por el Gobierno, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) reclama un subsidio para trabajadores por cuenta propia cuya actividad profesional está vinculada a los periodos estacionales, según ha señalado en un comunicado. Aseguran desde la organización que estas personas están excluidas de la prestación extraordinaria por cese de actividad y que son sobre todo autónomos dedicados a actividades vinculadas al sol y la playa (hamaqueros o titulares de chiringuitos) o personas que hacen actividades vinculadas a las ferias y fiestas patronales.

En el documento, UPTA también pide que se flexibilice y amplíe la duración de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) hasta el 31 de diciembre y del periodo de permanencia de 6 meses una vez finalizados los mismos para los sectores cuya actividad económica está especialmente afectada por la crisis. Por otro lado, aboga por ampliar la prestación extraordinaria por cese de actividad de los autónomos beneficiarios hasta que finalice la desescalada programada y se recupere la normalidad.

Además, sobre la moratoria para el alquiler de vivienda y de locales de negocio, la moratoria de hipotecas y de créditos no garantizados con hipotecas y el bono social apunta que se debe dejar de pedir el certificado de baja de la AEAT, ya que “si un autónomo tiene que cerrar para acogerse a estas medidas, ya no las necesitan porque no tiene actividad”.

Entre otras medidas, también pide que se diga cuándo se van a poder realizar las obras de rehabilitación y reforma de viviendas habitadas y en qué condiciones o que se amplíen los CNAEs para poder acogerse a la moratoria de seis meses del pago de las cuotas a la Seguridad Social. Para UPTA, se debe también compatibilizar el cobro de la prestación extraordinaria por cese de actividad con el ejercicio de la actividad económica y profesional por cuenta propia. También pide coordinación con las comunidades autónomas sobre las medidas a aplicar en materia de seguridad y salud laboral por sectores de actividad durante la desescalada y posteriormente.

El presidente de UPTA, Eduardo Abad, afirma que es fundamental para el colectivo que se pongan en marcha todos los puntos que proponen en el documento, porque “lo peor está por llegar y que son necesarias medidas extraordinarias que se prorroguen, al menos, hasta que comience a recuperarse el consumo y con ello la economía”.

Gentileza de El economista

El Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad.

La hoja de ruta aprobada por el Consejo de Ministros y publicada en el BOE ayer domingo, para fijar la desescalada de las medidas de contención desplegadas ante la pandemia del coronavirus Covid-19, no solo será asimétrica por provincias, sino también por sectores de actividad. Según la letra pequeña del protocolo elaborado por el Ministerio de Sanidad, tanto el calendario como las medidas de seguridad previstas variarán con fuerza entre unos negocios y otros, distanciando, por ejemplo, en un mes la apertura de tiendas, bares restaurantes y hoteles de la de gimnasios o discotecas, o estableciendo diferentes rebajas de aforo y distanciamiento según la actividad.

A partir de ahí, sin embargo, cada sector tiene sus particularidades. Así, los servicios y el comercio minorista (*) podrán ya atender ya desde hoy lunes con cita previa, usando guantes y mascarilla, mientras que los comercios (*) reabrirán el 11 de mayo a un tercio de su aforo y manteniendo dos metros de separación por cliente (o atendiéndoles individualmente si no tienen espacio para ello). Autoescuelas, academias y centros comerciales tendrían que esperar a la fase 2, cuando el aforo se eleva al 40%, pero sus áreas comunes no reabrirán hasta la fase 3, cuando se habilitará el 50% de capacidad en todos los comercios.

(*) El preámbulo de la Norma aprobada dice: “De este modo, con respecto de las medidas en el ámbito del comercio minorista la finalidad de la presente orden es abordar la fase inicial o fase 0 destinada a la reactivación de la actividad comercial y de determinadas actividades de servicios profesionales que requieren la apertura al púlico de establecimientos o locales, asimiladas al comercio minorista, cuya actividad se encuentra suspendida tales como peluquerías y centros de estética, servicios de arreglos y reparaciones, y similares.”

En el caso de la hostelería, salvando la preparación de comida para llevar, la reactivación no llegará hasta el 11 de mayo cuando se habilitará el servicio en terrazas.

Aunque la educación presencial se reactivará en septiembre, los centros educativos comenzarán a reabrirse para su desinfección y tareas administrativas y de investigación desde el 11 de mayo, cuando se levantarán los límites que persisten en agricultura y pesca.

Finalmente, el transporte urbano se intensificará desde la fase 0, mientras que el de larga distancia mantendrá solo un 30% de servicios, al 50% de capacidad y sin catering, hasta la fase 3, dadas las restricciones de movilidad interprovincial durante la transición, y los vuelos seguirán condicionados a las decisiones de la UE.

Medidas de protección e higiene aplicables a los clientes, en el interior de establecimientos y locales.

  1. El tiempo de permanencia en los establecimientos y locales será el estrictamente necesario para que los clientes puedan realizar sus compras o recibir la prestación del servicio.
  2. En los establecimientos en los que sea posible la atenció personalizada de más de un cliente al mismo tiempo deberá señalarse de forma clara la distancia de seguridad interpersonal de dos metros entre clientes, con marcas en el suelo, o mediante el uso de balizas, cartelería y señalización. En todo caso, la atención a los clientes no podrá realizarse de manera simultánea por el mismo trabajador.
  3. Los establecimientos y locales deberán poner a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad, en la entrada del local, y deberán estar siempre en condiciones de uso.

Habrá que tener en cuenta que las fechas podrán variar según considere oportuno el Ministerio de Sanidad.

Desescalada Prevista